Año IV
La Habana
29 de OCTUBRE al
4 de NOVIEMBRE
de
2005

La Jiribilla como inicio

Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO
CARTELERA
LA OPINIÓN
Lisandro Otero
Joaquín Rivery Tur
MEMORIA
Camilo Cienfuegos
LA CRÓNICA
APRENDE
EN PROSCENIO
LA MIRADA
POR EMAIL
¿DÓNDE QUIERES QUE TE PONGA EL PLATO?
La Morcilla
LA BUTACA
EL LIBRO
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
William Gálvez
LIBROS DIGITALES
LA JIRIBILLA DE PAPEL
LA CARICATURA
 

::::::::::::::::::::::::::::::::



 
¿Una Jiribilla?
Es un cubanismo.
Se dice de la persona,  generalmente un niño,
bastante intranquila...
 

Olas que acarician y golpean
Joel del Río
La Habana
Cuando uno imagina o recuerda Cuba, y está fuera de la Isla, lo que viene a la mente suele ser el mar, ese mar que nunca llegaremos a saber si nos está abrazando o castigando. Sin embargo, en estos días el mar nos ha golpeado. Estamos acostumbrados a sus furias irracionales, pero este desafuero ciego no ensombrece la compleja, delicada y hermosa relación que casi todos los cubanos tenemos con él.

GALERÍA DE FOTOS: EL MALECÓN HABANERO
 

DECLARACIÓN FINAL
III Cumbre de los Pueblos de América

:: Ver más noticias...

 
 
El absurdo mundo de Harold Pinter
Humberto Arenal La Habana
En los medios intelectuales ingleses Pinter no permanecía totalmente en el olvido porque desde siempre ha sido un hombre polémico y controvertido que se ha hecho sentir. Desde que comenzó a escribir en l957 ha criticado sin misericordia a su modo y manera a la sociedad inglesa que, en términos generales, él la considera hipócrita y pusilánime.

LA JIRIBILLA NRO. 232: HAROLD PINTER, TEATRO Y DENUNCIA
 

 

"El mar es un anciano lleno de agravios,
que arguye con poderosa voz, todo lo largo de la noche.”.

Eliseo Diego

 
Por el camino de la mar
Guillermo Rodríguez Rivera La Habana
Pero si esta Isla vino a configurarse desde la mar, ¿somos lo que emergió, o apenas restos de lo hundido? Nueva Afrodita o Titanic avant la lettre, nuestro destino ha estado inquebrantablemente unido a ese “camino de la mar” por el cual, después, nos ha llegado todo lo que somos y, de algún modo, hemos venido todos los cubanos.
Cuando vayamos al mar...
Saulo Jordán La Habana
Por mucho que se cite, hasta el cansancio, aquel omnipresente rótulo virgiliano de “la maldita circunstancia del agua por todas partes”, son muchos los poetas de la Isla que le han cantado al mar, con ternura o henchidos de ira. Dulce María Loynaz se cuenta entre quienes lo hiciera con mayor constancia, pasión y absoluta diversidad de tonos y de significados.
 

VERSOS A LA MAR
Selección de poesía

[José María Heredia]

[NICOLÁS GUILLÉN]

[Dulce María Loynaz]

[Eliseo Diego]

[José Lezama Lima]

[Gertrudis Gómez de Avellaneda]

[Roberto Fernández Retamar]

[Pablo Armando Fernández]

[ÁNGEL AUGIER]

[MANUEL NAVARRO LUNA]

[OSCAR HURTADO]

[Luis Rogelio Nogueras]

[Rafaela Chacón]

[José Zacarías González]

[CARLOS MARTÍNEZ BAENA]

[Jesús Orta Ruiz]

[Victor Fowler]

[JOSÉ IRENE VALDÉS]

 
Silvio, el destino del mar
Abel Díaz
La Habana
El mar es vecino entrañable de todo cubano. Habitamos una isla larga y estrecha por lo que nunca nos queda lejos la costa. Quién sabe cuántos caminos espirituales teje esa relación. Quizás cierta sensación de aislamiento que refuerza el sentido de independencia y, así mismo, la necesidad de ser más compenetrados y solidarios entre nosotros ante tal “aparente desamparo”. El mar bate con fuerza en las canciones de Silvio Rodríguez, y, ¿quién quita que en esa relación mar-trovador radique la más auténtica fuerza de su obra?
 

CANCIONES DEL MAR
Silvio Rodríguez

[Se ha despertado mojada]

[Playa Girón]

[AL CABO DEL MAR]

[¡AY! LA MAREA]

[Por el trópico de cáncer]

[UN BARCO SIGUE AL MUNDO]

[BOGA - BOGA]

[Qué niño luce un barco
en el océano
]

[Canto arena]

[Fábula del océano]

[GRANMA: LOS Doce]

[Esto no es una elegía]

[Entre mar y tierra]

[El barquero]

 
Ver el mar
Andrés D. Abreu
La Habana
Ha de verse este como un primer acercamiento, una rápida búsqueda tras el alejamiento del huracán Wilma, ante la retirada de las aguas a sus no confiables límites del litoral. Una respuesta en estado de emergencia  tras la ineludible resaca del mar, no obstante, una buena ocasión para despertar los ánimos necesarios y sondear a priori hasta donde ha penetrado su fuerza en la plástica cubana.
Mañas de viejo pescador
Fidel Díaz
La Habana
El Viejo tiraba dos, tres avíos, les amarraba una latica, para que le avisara cuando se enganchaba un pargo y se sentaba a darme instrucciones y a gritarme cuidados desde una tablita sobre el dienteperro. Yo, desde mis 7 u 8 años, me conformaba con bichear —tirar con anzuelito chiquito para coger ronquitos, jiniguanos o carajuelos—; él, cómodo, esperando el grande.
 

LETRAS SOBRE EL AGUA
Selección de textos

• Fe de vida
[Dulce María Loynaz]

• El siglo de las luces
[ALEJO CARPENTIER]

• Aleta de tiburón
[Enrique Serpa]

• Mi tío el empleado
[Ramón Meza]

• El rojo y el mar
[Alberto Ajón León]

• El caballo de coral
[Onelio Jorge Cardoso]

 
El viejo y el mar
Ernest Hemingway
Decía siempre la mar. Así es como le dicen en español cuando la quieren. A veces los que la quieren hablan mal de ella, pero lo hacen siempre como si fuera una mujer. Algunos de los pescadores más jóvenes empleaban el articulo masculino, le llamaban el mar. Hablaban del mar como un contendiente o un lugar, o aun un enemigo. Pero el viejo lo concebía siempre como perteneciente al genero femenino y como algo que concedía o negaba grandes favores, y si hacía cosas perversas y terribles era porque no podía remediarlo.

 
ENTREVISTA CON DANIELLE MITTERRAND

Los secretos de Estado de un gobierno francés
Hernando Calvo Ospina Francia
Cuando en 1989 Cuba ya se encontraba sola ante Washington, pues ya no tenía el apoyo de la Unión Soviética, yo la visité. Al regreso le dije a François: “Tú no puedes dejar caer a Cuba. Esa Revolución ha hecho mucho por el pueblo. Francia no puede ser sumisa a Estados Unidos”.
¿Qué tiene que ver el amor con esto?
Aramís Castañeda Pérez de Alejo Miami
Pueden ser casos de familia o dignos de una corte del pueblo; infidelidades, mentiras, engaños lo suficientemente jugosos como para llenar la hora de programa de Cristina, Marta Susana, Mónica... cuando menos te lo imagines, regados como pólvora, desapareciendo y volviendo a aparecer; retransmitidos en esa hora en que no hay de qué manera llenar el hueco. Son el último morbo, el gran descubrimiento, la alternativa “real” a tanta telenovela con más de lo mismo y la desmesura de asesinatos, malformaciones, catástrofes y accidentes al rojo vivo o de primer impacto.

 

The USA big Zoo
Aporrea

Hemos logrado resumir sendos bosquejos biográficos de las figuras más resaltantes del actual gobierno guerrerista de los EE.UU. en un intento por evidenciar que el capital y los esfuerzos bélicos son expresiones complementarias.

Miriam Gómez
El País

“Les aconsejo a los españoles que viven allí [se refiere a Cuba] que cuando llegue el desmayo final dejen la Isla, porque su abuso ha sido mucho y les va a pasar algo”.

Terrorismo verbal

 
Ecos de la Conferencia Internacional
Con Todos y para el Bien de Todos

Junto a Martí en defensa de la humanidad
Pedro de la Hoz La Habana
Vázquez de Sola
Un pescador de almas
Estrella Díaz
La Habana
Entrevista con el actor Armando Soler
Humorismo vs. drama
Odal Palma La Habana
 

Deida
Carilda Oliver Labra

Premio Nacional de Literatura en 1997. Autora de una vastísima obra poética, entre cuyos títulos cuenta Al sur de mi garganta (1949), Canto a Martí (1953), Las sílabas y el tiempo (1983), Calzada de Tirry 81 (1987 y 1994), Se me ha perdido un hombre (1992 y 1998), Biografía lírica de sor Juana Inés de la Cruz (1998), Error de magia (2000).

 

 

GALERÍA


Marina
Fidelio Ponce de León

GALERÍAS ANTERIORES

 
 

Memento I
Alberto Garrandés
 

 
 




Grupo Camaleón
Ilustración y descarga

Proyecto integrado por cinco diseñadores e ilustradores cubanos.
 

La Jiribilla como inicio

Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005.  
IE-800X600