Año V
La Habana

25 de NOVIEMBRE
al 1ro de DICIEMBRE

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

El escurridizo arte
Axel Li La Habana
Fotos:
Jorge García


En El Vedado, donde radica la sede nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), han coincidido dos exposiciones importantes. Con solo unos días de diferencia con relación a sus respectivas inauguraciones, la muestra de Ernesto Rancaño resulta de sumo atractivo. Cuando para algunos pintores y dibujantes se torna inminente volcar los particulares discursos artísticos de manera tridimensional —¿cuánto de Fabelo no hay en esto?, ¿qué posible influencia ejerce él sobre sus contemporáneos ahora mismo?—, debemos alertar que Rancaño sentó un significativo ejemplo de cambio. Desplomó opiniones con sus objetualidades, cargadas estas de metáforas y bellezas. Hasta aquí, porque mis otras opiniones sobre esta etapa objetual-escultórica del joven pintor las he reservado para el futuro, como parte del proyecto histórico-crítico afín con la idea de las “Truculencias permitidas”.

No. 7 (2004). Acrílico sobre lienzo (180 x 130 cm).
 “Ula ula. Tus padres siempre han querido que llegaras muy lejos. ¡Dales esa alegría!”

Por tanto, Rancaño será la noticia, pero el titular le corresponde a José Luis Rodríguez (La Habana, 1976), autor de la muestra “Próximas ventas”, que fue inaugurada en la Sala Rubén Martínez Villena el 16 de noviembre. Allí también hay novedad.

Doce lienzos de una serie caracterizados por una ironía corrosiva —como le oí decir a una persona— esperan ser saciados por neófitos y expertos. Titulados de un modo cínico y sabio, en ellos cuentan más, los textos asociados en la misma composición. Un bello complemento absolutamente revelador: la parte por el todo, donde el todo, todo vale.

No. 2 (2004). Acrílico sobre lienzo (180 x 130 cm).
 “Corbatas Coin. Van de cuello en cuello”

Esta es solo una etapa en su obra artística. Si antes, en los días de la Academia de San Alejandro, rigieron los ánimos en gremio, con acciones y propuestas que eran cocidas en grupo, después sobrevino la faena en solitario. Una y otra estrategia discursiva le han servido para sus propias exploraciones que, en estos días de tanta diversidad, son sumamente desconocidas en los predios expositivos.

Aunque fresca, contundente e inabarcable en términos perceptivos, esta serie pictórica que tiene el mismo título de la muestra “Próximas ventas” había permanecido a la sombra. Muy alejada del hecho expositivo, casi dos años después de haber sido concluida, entra ahora en el recinto donde se tensan criterios, apreciaciones y rechazos. Novedad será para muchos, cuando ya los rumbos e inquietudes por el arte del joven José Luis Rodríguez se han adentrado en otros umbrales.

 

No. 9 (2004). Acrílico sobre lienzo (180 x 130 cm).
"Bolso nocturno. Pocas veces lo útil es bello y trae tanta suerte"

Ahora que el tiempo apenas cuenta, estas pinturas le identifican y será así —posiblemente— por un largo tiempo. Le asisten a ellas principios básicos de la tan socorrida y académica rueda de los colores, mas en sus entrañas está lo mejor. Porque la visualidad atractiva y un tanto agresiva es mero pretexto para el ejercicio de ironía realizado desde y para un contexto social inmediato, el que está desatendido de las fuertes leyes del mercado extrainsular. Con una nervuda carga tomada de la Cuba de estos días, todas las obras de la serie Próximas ventas se proyectan para cualquier realidad que contenga situaciones humanas. A veces el hombre, otras los productos contenidos: todos llegan a disputarse el protagónico esencial. Con movimiento pendular la mofa y la alerta se inmiscuyen por los pasajes de la retina, sin que estemos quizá frente a una pintura humorística. Sí, el humor le salpica, pero aún más la sutil ironía trabajada y entretejida con angulaciones comunicativas que atraen e instan a observar...

Próximas ventas
es una invitación. Es un detenerse para el (buen) meditar, que tanta falta nos hace en un mundo que tiende a ser mucho más digital: mecánico, sincronizado, homogéneo, exacto, bello, moderno, consumista... y mucho más.

Se erige como alegato y resguardo de una sola voz que ha monitoreado su propio contexto, y también, como enunciado y grito visual diferente. Escoltadas por la polisemia, estas gráciles pinturas se han adelantado en época con relación a su público ideal que aún está por llegar.

No. 11 (2004). Acrílico sobre lienzo (180 x 130 cm).
“Platos multiusos. Coma y defiéndase de los problemas de casa”

Ha nacido así una serie polisémica, descontaminada y desconectada de realidades que nos resultan ajenas; pero con situaciones que son de carácter mundial. Este es un camino. ¿Otro más? La crónica artística que informa sobre las connotaciones del trueque mercantil de toda sociedad: ese dejar llevarse porque sí, según la necesidad y los principios individuales. Es algo normal, porque estamos ya muy habituados a tener desde el comprar.

Casi todo está en venta. Las artes visuales no dejan de estarlo. Por esos derroteros penetra también la serie, dejándonos entrever además las implicaciones sobre aquel arte nuestro que se nos va. ¡Ah!, el escurridizo arte, mercancía y algo más: memoria e historia. 

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600