Adriana Orejuela Martínez:

“TeleSur no puede estar ajeno
al Festival de La Habana”

Paquita Armas Fonseca • La Habana, Cuba
Jueves, 6 de Diciembre y 2012 (2:54 pm)

Recién inaugurado TeleSur, sus realizadores decidieron incorporarse al colectivo de organizaciones e instituciones que premian en el ámbito del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Desde el 2006, aquellos documentales que se inserten en el corazón y las angustias de esta región del mundo, hechos con un alto nivel estético, han sido los seleccionados entre los presentados a la cita habanera.

Este año, Adriana Orejuela Martínez, Jefa de producción y adquisiciones de TeleSur, entregará un premio consistente en 10 mil dólares para el director y la producción seleccionados. Además, durante dos años, la obra será difundida  por la televisora latinoamericana.

Para Adriana, autora del reconocido libro El son no se fue de Cuba. Claves para una historia 1959-1973, esta es una oportunidad para reeditar en las calles habaneras su disfrute por el cine, tal como lo hacía cuando vivía en Cuba.

¿Cómo nació, en el 2006, el premio Mejor Documentalista del Sur?

En realidad, se trata del premio Nuestro Norte es el Sur, que reconoce al mejor documental concursante en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

El apoyo que ha prestado la Revolución cubana a la cultura latinoamericana mediante instituciones como la Casa de las Américas y el ICAIC (ambas fundadas en 1959) es incuestionable. El boom de la literatura latinoamericana tuvo como plataforma a la Casa de las Américas, y el nuevo cine latinoamericano, al ICAIC.

Un canal como TeleSur, que nace con el afán de mirar hacia la región, que apuesta por visibilizar las luchas y logros de nuestros pueblos y que participa de la visión integradora de América Latina, no puede ser ajeno a este Festival, punto de encuentro de los realizadores latinoamericanos que están pensando y narrando nuestra realidad desde distintas miradas.

¿Cuáles obras han reconocido desde que se instituyó el Premio?

En el 2006 hubo un abrazo en el premio entre Colegiales, del argentino Gustavo Laskier y San Ernesto nace en La Higuera, de la cubana Isabel Santos; en el 2007, la realizadora Estela Bravo con ¿Quién soy yo? Los niños encontrados de Argentina, mereció el galardón y, en el 2008, fue para El círculo, de los uruguayos José Pedro Charlo y Aldo Garay.

Imagen: La Jiribilla

Garapa, del brasileño José Padilla se llevó el premio en el 2009; Robatierra, de los colombianos Margarita Martínez y Miguel Salazar en el 2010 y El viaje silencioso, de Marie-Eve Tremblay en el 2011.

Imagen: La Jiribilla

¿Tienen referencias acerca de cómo estas piezas, trasmitidas por TeleSur, han sido aceptadas por sus televidentes?

Nuestro espacio de documentales es muy bien aceptado por la audiencia.

Según la convocatoria, pueden concursar los realizadores latinoamericanos y caribeños ¿No existe la posibilidad de que premien a un europeo, por ejemplo, que realice un documental que refleje a Nuestra América con veracidad y belleza?

Privilegiamos la obra de los realizadores de nuestro continente, primero porque uno de los conceptos que nos define como televisora es “mirarnos con nuestros propios ojos" y segundo, porque aunque se ha avanzado mucho, todavía falta un largo trecho para que América Latina se compare con EE.UU. o Europa en materia de apoyo a los cineastas y documentalistas. Es una manera también de potenciar el talento regional.

¿Qué significa para TeleSur este premio?

Es el único premio documental que otorga... ¡Imagínate la importancia que TeleSur le concede!

Desde su óptica personal, ¿me podría ofrecer una opinión sobre el Festival de cine habanero?

Viví en cuba 17 años y esperaba cada diciembre con mucha expectación para asistir a la fiesta del cine. Ahora, como trabajadora de TeleSur, es siempre motivo de admiración no solo el poder de convocatoria que tiene el Festival entre los más importantes cineastas del mundo, sino la cultura cinematográfica del pueblo cubano que colma las salas y hace colas interminables con la esperanza de ver un buen filme. Eso habla de una revolución social que se ha ocupado de la cultura y de la formación de espectadores críticos. “Ser cultos para ser libres”, como decía Martí. ¡Es admirable!

¿Qué repercusión tiene esta celebración fílmica en TeleSur?

TeleSur no ha dejado de participar cada año, desde que salió al aire, en el Festival de cine de La Habana. Es una cita ineludible para el canal.

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato