Una paloma que vuela

Ulises Rodríguez Febles • Matanzas, Cuba

Imagen: La Jiribilla

El teatro de títeres es tan sugestivo, que  nos lleva a ver en cada acto las metáforas que pueden nacer de un objeto inerte.

Ayer vi una paloma  colgada de un hilo, parecía que movía sus alas blancas, que remontaba vuelo y entonaba un canto perenne de sobrevivencia y entendimiento.

Solo basta imaginar y nace el teatro. Solo basta una paloma de papel, para que nazcan otros personajes y una historia

Ahora imagino que son muchas y  adquieren vida en lo que nos parece un fragmento de cielo, en los que nos parece un paisaje donde su planeo de alas de papel se trastorna,  como si en algún momento fuera a caer abatida por algo. Era tan hermosa la paloma y su lucha, por llegar a alguna parte. Sigo imaginando con los que se suman a mi lado, como espectadores. Es una paloma que lleva siglos volando, intentando llegar a alguna parte. Una paloma que se parecía a la de Noé, pero era la de Picasso. O quizá era una paloma de todos los que estaban allí, que veían lo mismo que yo u otras cosas. Una paloma