Comisión José Antonio Aponte de la UNEAC

Declaración contra el Racismo y la Discriminación Racial

Comisión José Antonio Aponte • La Habana, Cuba

Las ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos afroamericanos no son en modo alguno un dato inusual en los EE.UU. de hoy. Los casos de John Crawford, en Ohio; de Dante Parker, en Victorville, California; de Ezell Ford, en Los Ángeles, California; de Eric Garner, en Staten Island, Nueva York —con su dramático grito de “no puedo respirar”— y de Michael Brown, en Ferguson, Missouri, no son sino la punta del iceberg de un problema muy profundo y complejo. Y que también arrastra, en cuanto al uso de fuerza policial excesiva y festinada, a otros grupos étnicos como los latinos/hispanos. No hay datos nacionales fidedignos a nivel nacional, pero distintas instituciones de la sociedad civil norteamericana han hecho cálculos y proyecciones claras y distintas sobre este problema.

En 2007 una investigación de Color Line y The Chicago Reporter sobre tiroteos policiales en diez grandes ciudades de los EE.UU. encontró que había un número desproporcionado de negros victimizados, particularmente en Nueva York, San Diego y Las Vegas. En Virginia, el 49% de las muertes a manos de la policía recayeron sobre ciudadanos afroamericanos, una estadística desproporcionada considerando que estos constituyen solo alrededor del 20% de la población de ese estado.

Más recientemente, un informe del Departamento de Justicia sobre los sucesos de Ferguson determinó que la policía local actuaba por motivaciones racistas y violaba los derechos constitucionales de los afroamericanos. Encontraron evidencia contundente de racismo y discriminación en sus correos electrónicos y comunicaciones internas. Una, de noviembre de 2008, afirmaba que el presidente Obama no se podría sostener en su cargo durante mucho tiempo porque “los negros mantienen un trabajo estable solo cuatro años”.

En Ferguson, el 60% de la población es de raza negra; virtualmente todos sus efectivos policiales son blancos. El 86% de los automóviles parados por la policía eran manejados por negros, fenómeno popularmente conocido como DWB (Driving While Black). Se trata de una de las caras más sucias del racismo, pero no la única en una sociedad donde el componente de violencia constituye tanto un elemento estructural como un círculo vicioso.

Llama poderosamente la atención el hecho de que muchos de los asesinados sean adolescentes y jóvenes afroamericanos que ni siquiera portaban un arma. La lógica consiste en disparar primero y preguntar después. Los policías blancos suelen salir abrumadoramente absueltos en los casos donde lleguen a los tribunales.

La Comisión José Antonio Aponte contra el racismo y la Discriminación Racial de la UNEAC condena enérgicamente estas prácticas racistas y se une a las numerosas voces que, dentro y fuera de los EE.UU., exigen poner fin tanto a esos asesinatos como a la impunidad de unos agentes públicos cuya función es, supuestamente, proteger y servir. 

Una vez más, los modelos civilizatorios destinados a la exportación se quiebran ante la dura y terca realidad de los hechos. 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato