Dafne Usorach: “Llevar la música a la casa”

Amanda Velero

Imagen: La Jiribilla

Bordeando a ritmo de folclor el mapa de Latinoamérica regresó la cantautora argentina Dafne Usorach a Cuba en días pasados, contando y cantando temas propios y ajenos que forman parte de su más reciente fonograma Libre en mi raíz, un álbum doble donde combina ritmos tradicionales argentinos con otros géneros musicales, y además incluye versiones de conocidos temas de autores como Peteco Carabajal, Ramón Ayala, Teresa Parodi, Violeta Parra y Silvio  Rodríguez. 

Dedicada a la música desde temprana edad, esta cantautora radicada en Rosario ha transitado a lo largo de su carrera por diversos formatos, primero como solista y luego como integrante del Dúo Jano ―con quien visitó la Isla en 2009 invitada también por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau― hasta llegar a su proyecto actual donde se acompaña de una banda que incluye bajo, teclado, guitarra y percusión. 

De todo ese recorrido y también de sus inicios en la música nos cuenta Dafne Usorach en esta segunda visita a Cuba: “Yo empecé a tocar la guitarra a los nueve años en mi pueblo, donde no había una escuela de música ni ningún instituto, solo profesores particulares que eran autodidactas y a la vez le iban enseñando a los niños de esa manera. Luego en el trayecto de la secundaria decidí estudiar música y me fui a la ciudad de Rosario para cursar allí la carrera de guitarra clásica, que quizá no era lo que más me interesaba pero al final me sirvió muchísimo como base para el estudio de la guitarra. 

“Ya en la facultad me centré un poco más en el aprendizaje y no tocaba mucho, aunque seguía componiendo. Después conocí a Pilmaiquén Milikota y formamos el Dúo Jano. Ahí empecé a dedicarme otra vez a la música como profesión durante seis años. Después que salí del dúo retomé mi carrera como solista y empecé otra vez a componer mucho, porque dentro del dúo todas las letras eran de Pil. De ahí sigo hasta ahora que tengo el proyecto con la banda donde no siempre somos cinco porque a veces estoy yo sola con mi guitarra”. 

Imagen: La Jiribilla

¿Cuáles serían entonces tus principales influencias musicales? ¿Cuánto hay de la trova rosarina en tu obra?

En realidad yo tengo tantas influencias musicales que ni siquiera soy consciente de todas. Y de la trova rosarina tuve una influencia un poco tardía porque la conocí cuando llegué a Rosario. Después unos amigos me pasaron unos casetes de los Beatles y empecé a escucharlos mucho. Asimismo, la trova rosarina además de influenciarme me llevó a conocer a Silvio Rodríguez a los 18 años. Luego a través de Silvio conocí a músicos y trovadores cubanos pero todavía sigo abierta a todas las influencias posibles. 

¿Qué es lo que más buscas en tus canciones, reflejar la tradición folclórica argentina o mostrar la música que haces?

En este disco Libre en mi raíz sí está más presente ese rescate de la música tradicional de mi país, porque estuve mucho tiempo sin tocar folclor y entonces desde hace un año comencé a montar un show y ahora es como si me hubiera reencontrado con todo eso que me rodeaba cuando era niña. Además, comenzar a tocar folclor me hizo componer un poco más acercado a ese género y todo eso es el resultado de este disco doble: Raíz, compuesto por versiones del folclor latinoamericano y Libre, que en principio son todos temas del género canción y después cada uno tiene alguna influencia de algún ritmo folclórico: hay una milonga, un rasguido doble, etc. 

Pero más allá de lo musical, lo que trato de reflejar en mis canciones es el mensaje o lo que tengo para decir: es decir, la música como un vehículo para poder expresar las cosas que pienso de algunas temáticas.

Regresas a Cuba por segunda vez con un proyecto nuevo, ¿cómo ha sido el contraste entre 2009 y ahora?

Veo algunas cosas diferentes pero no tantas, porque la primera vez que vine estaba muy emocionada con los músicos, con el lugar y ahora me pasó lo mismo; es como si me deslumbrara mucho cada vez que llego, pero creo que la esencia es la misma. 

¿Cómo valoras el panorama de la canción de autor que has encontrado en este segundo viaje?

Lo que está bueno es que siempre sigue habiendo trovadores jóvenes, siempre hay una camada que se renueva. Venir y encontrarme con otros que no conocía es una buena señal de que esto sigue, y está muy bien que pase acá y también en Argentina. 

En todos estos conciertos en Santa Clara, Holguín, Matanzas y La Habana te has centrado en la promoción de tu disco más reciente, Libre en mi raíz, un álbum que además de combinar canciones propias y de otros artistas latinoamericanos tiene un gran contenido visual, ¿cómo está compuesto el fonograma y desde qué concepto fue hecho?

La idea del disco era mostrar a través de la música y de las proyecciones de imágenes un poco de nuestro país y de Latinoamérica, de todo lo que siento que ha influido en mi raíz musical y personal.  Las imágenes que proyectamos en los shows lo que intentan hacer es sumar al mensaje, trasmitir con lo visual además de la música. La mayoría de las cosas que se pasan son fotografías y dibujos. Por ejemplo, en la proyección de "El necio", de Silvio Rodríguez, las fotos que se proyectan son todas de La Habana, tomadas por el artista cubano Kaloian Santos y por Ileana Belén Alejandro, una fotógrafa argentina. 

La idea, tanto de la música como de las imágenes, es dar muestra de ese intercambio y esa influencia entre los países, entre las ciudades, y cómo lo que uno ve y escucha influye después en la creación y viceversa, porque cuando uno versiona pone lo suyo también; es como una ida y vuelta entre lo visual y lo musical, entre lo que ya está y lo que hacemos nuevo… es eso lo que trata de reflejar. 

¿Qué otros proyectos le seguirán a esta gira? ¿Cuál es el plan cuando regreses a Argentina?

En realidad con este formato de banda tocamos más que nada para giras o eventos especiales, y tratamos de hacer uno o dos conciertos anuales en la ciudad de Rosario. El resto del tiempo me presento sola por las posibilidades que hay para tocar en la ciudad. Entonces tengo un proyecto que se llama Música en casa”, donde hago conciertos en mi casa y después hay gente que se ha interesado y lo hace también en la suya, y me traslado allá con mi equipo de sonido pequeño. La idea este año es seguir transitando por otras casas de Rosario. 

Además hemos pensado extender este proyecto de Música en casa” al norte del país con una casa rodante en una gira que se llamaría Ruta independiente”  para llevar allá un poco de arte, no solo mi música sino otros materiales de cine, artes plásticas… y llegar hasta esos lugares donde no llega nada. 

Yo sentí la necesidad de salir a difundir mi propia música, y toda la expresión artística que  pueda llevar en ese viaje. Hacer un poco de difusión puerta a puerta y decir: Hola qué tal, les traigo mis canciones por si las quiere escuchar.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato