Un juguete costoso

El País • España

El Servicio Secreto de EE.UU. pide ocho millones de dólares al congreso para hacer una réplica de la residencia presidencial con el fin de mejorar las medidas de seguridad.

Yolanda Monge Washington 18 MAR 2015 - 23:58 CET

Resulta que el Servicio Secreto necesita “un ambiente más realista” para entrenarse en la protección de la Casa Blanca, razón por la que ha pedido al Congreso de EE.UU. ocho millones de dólares para construir una réplica de la residencia presidencial y parte del perímetro que la rodea en el 1600 de la Avenida Pensilvania. La idea que se le ha quedado al mortal contribuyente es esta: el Servicio Secreto tiene problemas para proteger la Casa Blanca y la única solución que encuentra es construir otra.

Atónitos se quedaron esta semana parte de los legisladores que asistían a la audiencia del Comité de Gastos de la Cámara de Representantes cuando Joseph Clancy, director del Servicio Secreto —ese cuerpo de élite que supuestamente aceptaría recibir una bala para proteger la vida del presidente de EE.UU. —, reclamó semejante suma de d