Ultra. Cultura Contemporánea

Cira Romero • La Habana, Cuba

Entre los numerosos empeños del sabio cubano Don Fernando Ortiz (1881-1969), y solo cito algunos a modo de ejemplo —fundación de la Academia de la Historia y la Academia Cubana de la Lengua, de la Institución Hispanocubana de Cultura, de la Sociedad del Folklore Cubano, de la refundación de la Revista Bimestre Cubana y la revista Archivos del Folklore—, amén de su vasta producción de libros iniciada en 1895, su activismo político en contra de Gerardo Machado y su labor como Representante a la Cámara, se destaca por su especificidad en nuestro ámbito la revista Ultra. Cultura contemporánea, aparecida en julio de 1936. Ortiz la definió como “Revista de revistas” y fue auspiciada por la Institución Hispanocubana de Cultura, de la cual se dice en la “Presentación”: vivió seis años, durmió en la invernada política que tuvo Cuba [alude a la etapa del gobierno dictatorial de Gerardo Machado] y ahora despierta de nuevo. Ese vástago, ya enraizado y fructificante, retorna ahora por impulso de la propia savia espiritual que lo vivifica, como mugrón que desgajado del vetusto tronco lleva la misma vida a una planta nueva, a otras flores y a más frutos. Así nace en el terruño cubano la revista presente, rebrote de una misma arborescencia.

Ultra fue una revista de revistas extranjeras que reproducía artículos sobre filosofía, religión, historia, música, artes y literatura, pedagogía, política, economía, entre otros temas, tomados de diversas publicaciones de Nueva York, Madrid, París, Buenos Aires, Berlín, Roma… En algunos momentos de ausencia de su director, Lino Novás Calvo, que traducía para sus páginas, fungió como tal con carácter interino, y en otras ocasiones como subdirector, aunque nunca apareció constancia de tal responsabilidad. El estallido de la Segunda Guerra Mundial, que colocó a la producción de papel en situación crítica, obligó a Ortiz a reducir sus páginas y el tamaño de la publicación.

Del ámbito nacional presentaba los “Mensajes de la Institución Hispanocubana de Cultura”, que consistían en reseñas de libros y piezas teatrales, además de resúmenes de conferencias auspiciadas por la Institución Hispanocubana de Cultura, entre las que se encuentran algunas brindadas por Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Fernando Ortiz, Emilio Roig de Leuchsenring, Gabriela Mistral, Mirta Aguirre y José Antonio Portuondo. Asimismo reprodujeron las conferencias que muchos intelectuales españoles, emigrados de España debido a la represión instaurada por Francisco Franco tras el desplome de la República, pronunciaron en sus salones. En este sentido estos cuadernos recogieron la voz viva de muchos hombres y mujeres españoles que, bien de paso por Cuba, o radicándose en ella, brindaron a los cubanos. Al parecer, el último número de Ultra. Cultura Contemporánea apareció en marzo de 1947.

    La mayor relevancia que alcanza esta publicación es su carácter ecuménico, pues Ortiz se preocupó porque en sus páginas aparecieran lo mismo un artículo sobre un nuevo descubrimiento científico que sobre una figura prominente de la cultura o del mundo económico. Este signo peculiar permitió leer artículos escritos por eminentes figuras o dedicados a ella, seleccionados siempre bajo su avizora mirada. Además, sus contactos cada vez más crecientes con hombres y mujeres de marcada trascendencia en el vasto horizonte de la época, le permitieron acceder a sus libros o artículos, que de inmediato eran traducidos, sino totalmente, sí para ofrecer una idea generalizadora acerca de lo que trataban.

  Este empeño generoso de Ortiz, voluntad de servicio a Cuba muy probada en otras esferas del conocimiento, contribuyen a colocarlo en uno de los sitiales más altos de nuestra vida cultural, a la que hizo aportes notables —no por casualidad se le llamó el tercer descubridor de Cuba—  al estudiar el aporte de los negros a la formación de nuestra nacionalidad. La cientificidad del carácter transculturado de la cultura cubana, de la raíz eminentemente mestiza de nuestra formación como pueblo, su aporte al estudio de los instrumentos musicales de origen africano, a la lingüística con su famoso Catauro de cubanismos cubanos son solo algunas muestras de una labor puesta al servicio de un mejor conocimiento de Cuba.

Ultra. Revista de revistas fue rara avis en su momento de aparición y lo sigue siendo en la historia de nuestras revistas culturales. 

Comentarios

Profesora Cira
Tuve el privilegio de ser su alumna de la carrera estudios socioculturales en la sede de Arroyo Naranjo.
Siempre que leo sus artículos, investigaciones, ensayos me causan muchísimo respeto y admiración.
Gracias por regalarnos los cuentos de La Habana Elegante, las obras de Gertrudis Gómez de Avellaneda entre otros libros que son una joya para nuestra cultura y enriquecimiento personal.
Gracias.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato