Notas al Fascismo Corriente

One way ticket

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Tras dejar en claro sus dudas sobre qué rayos estaban haciendo él y las fuerzas armadas estadounidenses en Afganistán, en 2009 el sargento Bowe Bergdahl abandonó su base para de inmediato caer en manos de los talibanes, y permanecer secuestrado por ellos durante cinco años.

Ahora que ha sido liberado, luego que su gobierno lo canjeó por cinco altos jefes de la organización terrorista, enfrenta cargos por deserción que podrían redundar en una sentencia de cadena perpetua. Eso debe haberle despejado todas sus dudas. Su misión era “acabar con el Talibán”: pero con sus acciones contribuyó a insuflarle más vida.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato