Cantores...

Jorge Drexler: un brevísimo lapso de estado de gracia

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba
Clavo mi remo en el agua,
llevo tu remo en el mío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.

«Rema, rema»… dice la voz del cantor acompañando las imágenes de la balsa “Mambo-Tango” que se desplaza lentamente por el río… «rema, rema»… dos jóvenes amigos, estudiantes de medicina, dicen adiós entre la niebla a los enfermos del leprosorio de San Pablo en la selva amazónica, con quienes compartieron días de cura y amor… son Ernesto Guevara de la Serna (quien unos añitos después entraría a la historia como el Che Guevara) y Alberto García Granado… «rema, rema»… es la voz del cantautor Jorge Drexler médico también, por cierto— espesando espiritualmente con su canción la secuencia que recoge aquellos hechos en la película Diarios de motocicleta.

Tanta lágrima, tanta lágrima
y yo, soy un vaso vacío.
Oigo una voz que me llama
casi un suspiro.

“Al otro lado del río” canción compuesta para el filme Diarios de motocicleta del director Walter Salles, obtuvo el premio Oscar en el año 2007 como mejor canción tema de una película, con lo cual el cantautor uruguayo Jorge Drexler sería visibilizado globalmente. Vivimos tiempos en que los grandes premios (los Oscar, los Grammy) que otorgan los imperios comercializadores determinan a quienes internacionalizar o a quienes arrinconar hasta esfumarlos. Es el caso de Drexler, aunque la “maquinaria” mediática que antepone las grandes ganancias al monto cultural que pueda tener un hecho artístico, le impidió al cantautor “desconocido” interpretar su premiada canción en la gala de los premios Oscar. Así de sencillo, determinaron que, en lugar de su autor, la canción sería interpretada por el actor Antonio Banderas acompañado del guitarrista Carlos Santana.

A pesar de que Jorge Drexler había mostrado su disconformidad por este hecho,  no hubo marcha atrás, así que cuando se acercó a recibir el premio, en vez de dar el respectivo discurso de agradecimiento, interpretó un fragmento de su canción a capella, obteniendo de alguna manera su revancha.

En esta orilla del mundo
lo que no es presa es baldío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.

Y precisamente la luz de Jorge Drexler llegará a este lado del “río” pues el cantautor uruguayo tocará en La Habana. El sábado 3 de octubre ofrecerá un concierto acompañado por su banda en el Teatro Mella, como parte del IV Encuentro de Voces Populares, que organiza la cantante Argelia Fragoso.

Esto que estás oyendo
ya no soy yo,
es el eco, del eco, del eco
de un sentimiento;
su luz fugaz
alumbrando desde otro tiempo,
una hoja lejana que lleva y que trae el viento.

Jorge Drexler Prada nació el 21 de septiembre de 1964 en Montevideo, Uruguay. A los cinco años de edad comienza estudios de piano, y a los once, de guitarra clásica. Sus notas biográficas cuentan que fue salvavidas, cantante de sinagoga y practicante médico a domicilio. Estudió medicina y se licenció en su ciudad natal. Trabajó como médico otorrinolaringólogo igual que sus padres. 

Eco, eco
ocupando de a poco el espacio
de mi abrazo hueco…..

Esto que canto ahora,
continuará
derivando latente en el éter,
eternamente….
inerte, así,
a la espera de aquel oyente
que despierte a su eco de siglos de bella durmiente.

Gran calidad poética y hondura filosófica en los textos de la canciones de Drexler, lo cual no es un hecho gratuito, pues Drexler no es solo un ávido lector sino también poeta y escritor. En 1987 obtuvo el primer premio en el concurso literario de la Universidad de la República del Uruguay en el género cuento corto, así como una mención en el género poesía. Entre los miembros del jurado se encontraba nada menos que el escritor uruguayo (nuestroamericano) Eduardo Galeano.

Que viva la ciencia,
que viva la poesía
que viva siento mi lengua
cuando tu lengua está sobre la lengua mía.
El agua está en el barro,
el barro en el ladrillo,
el ladrillo está en la pared
y en la pared tu fotografía.

En 1989 Jorge Drexler comienza a hacer canciones y sus primeros conciertos hasta que un buen día lo invitan como telonero de Caetano Veloso en el teatro Solis de Montevideo. Esto de ser telonero promueve bien (sobre todo si hay talento) pues se actúa ante un público regularmente nutrido que espera a su gran cantor. Otra buena para el telonero es que el cantautor del concierto lo reconoce y así le sucedió a Drexler con Joaquín Sabina. Le sirvió de telonero en el Teatro de Verano de Montevideo, y luego, en 1995 hizo la misma función en España en tres conciertos de Sabina. Fue suficiente para empezar a ser reconocido y de un viaje previsto por un mes, se quedó a vivir allá. Actualmente vive en las afueras de Madrid, pero graba sus discos en Montevideo.

Es cierto que no hay arte sin emoción,
Y que no hay precisión sin artesanía.
Como tampoco hay guitarras sin tecnología.
Tecnología del nylon para las primas,
Tecnología del metal para el clavijero.

La prensa, la gubia y el barniz:
Las herramientas de un carpintero.
El cantautor y su computadora,
el pastor y su afeitadora,
el despertador que ya está anunciando la aurora,
y en el telescopio se demora la última estrella.
La máquina la hace el hombre...
y es lo que el hombre hace con ella.

Drexler, viene siendo un creador, temporalmente paralelo a lo que en Cuba serían David Torrens, Polito Ibañez, Raúl Torres, esos que finalizando los 80 empezaron a hacerse sentir con sus composiciones. 

La canción uruguaya tiene hoy a importantes exponentes en campos musicales diversos, y muy vinculados con la música argentina, por fuertes lazos que guardan relación más que con la cercanía con ser parte de la misma cultura. Desde el dúo Gardel-Razano, que dieron a partir de 1911 resonancia al tango cantado, la milonga, y cuantos ritmos y géneros latían en sus pueblos, existe esa interacción que llega a nuestros días, con ejemplos  como los de Fernando Cabrera, uno de los más poéticos cantautores del Uruguay, al que varios argentinos le cantan sus canciones, muy especialmente Liliana Herrero quien ha grabado varias de sus piezas. En los años 60 la llamada Nueva Canción Latinoamericana nos trajo del Uruguay cantores emblemáticos como Daniel Viglietti y Alfredo Zitarrosa, que igualmente transitaron por escenarios argentinos y buena parte del continente, en tiempos en que los cantores nuestroamericanos estrecharon su arte como movimiento movilizador de conciencias, y de un espíritu integrador. 

Hay cines,
hay trenes,
hay cacerolas,
hay fórmulas hasta para describir la espiral de una caracola,
hay más: hay tráfico,
créditos,
cláusulas,
salas vip,
hay cápsulas hipnóticas y tomografías computarizadas,
hay condiciones para la constitución de una sociedad limitada,
hay biberones y hay obuses,
hay tabúes,
hay besos,
hay hambre y hay sobrepeso,
hay curas de sueño y tisanas,
hay drogas de diseño y perros adictos a las drogas en las aduanas.

En la actualidad una de las exponentes de más resonancia en el sur del el mundo del hip hop y el reggae, es Alika,  nacida en Uruguay y conocida como argentina por llevar muchos años allí; cantora con textos de fuerte crítica social y carga poética. Un ejemplo muy marcado en la actualidad de esa interrelación cultural, es Bajo Fondo (antes conocido como Bajo Fondo Tango Club), agrupación con músicos de ambos lados del río, que asume el tango, el folclore, desde una sonoridad que se apodera de elementos de la música electrónica, del jazz, y otros recursos que lo convierten en un proyecto de vanguardia. Han realizado trabajos con el mismo Fernando Cabrera y cuenta en su liderazgo con el DJ uruguayo Luciano Supervielle, con quien Jorge Drexler dará un concierto el 30 de mayo en el Luna Park de Buenos Aires.

No tengo a quien rezarle pidiendo luz,
ando tanteando el espacio a ciegas.
No me malinterpreten,
no estoy quejándome.
Soy jardinero de mis dilemas.
Hermana duda,
pasarán los años,
cambiarán las modas,
vendrán otras guerras,
perderán los mismos
y ojalá que tú
sigas teniéndome a tiro.
Pero esta noche, hermana duda,
hermana duda, dame un respiro.

Jorge Drexler suele trabajar su música de diversas maneras, a veces con su guitarra o con una especie de máquina de sonido de la que extrae sonoridades e imitación de instrumentos; también suele hacer conciertos con una banda de músicos con aire más rockeado o jazzístico.

Las palabras de Drexler sobre el concierto que prepara con Supervielle dan idea de la experimentación en su manera de abordar su canción:

“Perfume es el reencuentro con mi admirado Luciano Supervielle, integrante de Bajo fondo y solista por destaque propio. No es la primera vez que hacemos esto. Desde mi disco Frontera hace 15 años que venimos trabajando juntos de manera intermitente. Luciano no necesita presentación pero yo quiero decir aquí que es mi músico instrumental contemporáneo favorito y que tocar con él en vivo es un privilegio muy grande. El show tendrá un formato minimalista y electroacústico haciendo interactuar piano, guitarra, programaciones y scratch.  El repertorio será básicamente de canciones mías de todos mis discos pero habrá coautorías, alguna pieza del repertorio de Supervielle y varias novedades”.

Hermana duda,
pasarán los discos,
subirán las aguas,
cambiarán las crisis
y pagarán los mismos
y ojalá que tú
sigas mordiendo mi lengua.
Pero esta noche, hermana duda,
hermana duda, dame una tregua.

En 1991 Jorge Drexler obtuvo uno de los premios del Primer Concurso de la Canción Nacional Inédita, realizado por la radio Alfa FM de Montevideo. Al año siguiente el sello Ayuí / Tacuabé editó su primer larga duración, que se tituló La luz que sabe robar.

En la actualidad tiene más de diez discos y sus obras son interpretadas por cantautores como Ana Belén, Víctor Manuel, Pablo Milanés, Miguel Ríos, Ketama, Neneh Cherry,  Rosario Flores, Jovanotti, el uruguayo Jaime Roos, la tanguera argentina Adriana Varela, Mal de Amores, la brasilera María Rita y el Bajo Fondo Tango Club. Por España ha hecho algunas actuaciones con un amigo suyo y nuestro, el decimista y escritor, cubano, ese gran repentista que es Alexis Díaz Pimienta.

Gran carga poética llevan sus piezas y en especial este viaje hacia la ilusión, hacia el abrazo abierto a los que padecen, a los que sufren, por el que se rema al otro lado del río. 

Al otro lado del río

Autor: Jorge Drexler
Clavo mi remo en el agua,
llevo tu remo en el mío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.
El día le irá pudiendo
poco a poco al frío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.
Sobre todo creo que
no todo está perdido.
Tanta lágrima, tanta lágrima
y yo, soy un vaso vacío.
Oigo una voz que me llama
casi un suspiro.
Rema, rema, rema.
Rema, rema, rema.
En esta orilla del mundo
lo que no es presa es baldío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.
Yo muy serio voy remando,
muy adentro sonrío.
Creo que he visto una luz
al otro lado del río.

Comentarios

EL AMOR NACE Y MUERE PORQUE ES LEY DE VIDA

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato