Berrinche israelí

El País • España
Israel plantea sus exigencias para que el pacto con Irán sea “más razonable”.
 
Netanyahu desea que Teherán paralice el desarrollo de centrifugadoras modernas.
Beatriz Lecumberri Jerusalén 6 ABR 2015 - 21:23 CEST
 
Convertir un “mal acuerdo” en un pacto aceptable es el objetivo de Israel hasta el 30 de junio, fecha prevista para la firma de un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear iraní entre Washington, al frente de seis potencias, y Teherán.
Hasta ahora Israel sólo se había limitado a criticar el acuerdo marco logrado el pasado jueves en Lausana (Suiza), pero este lunes, vía su ministro de Inteligencia y Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, fueron presentadas varias exigencias concretas para que el texto sea “más razonable”.
Israel desea que Irán paralice la investigación y desarrollo de centrifugadoras modernas y exige que se reduzca el número de las que ya están operativas. En un encuentro con varios periodistas, entre ellos el New York Times y la Agencia France Presse (AFP), Steinitz consideró que en caso contrario, Teherán podría producir uranio enriquecido para una bomba atómica en tres o cuatro meses.
Además, Israel reclama el cierre de la planta subterránea de enriquecimiento de uranio de Fordo, el traslado fuera de Irán del uranio que ya ha sido enriquecido y el envío de inspectores internacionales “por todo el país en cualquier momento” para verificar que las exigencias se cumplen. Por otra parte, también considera que Irán debe explicarse sobre todas sus actividades nucleares pasadas de las que se sospecha que pudieron tener un fin militar.
Israel no ha ocultado su frustración por el acuerdo marco logrado el 2 de abril. Según los responsables israelíes, el texto logrado en Lausana (Suiza) después de arduas negociaciones da legitimidad a un “programa nuclear ilegal”, significa la capitulación de la comunidad internacional frente a Irán y pone en peligro la existencia de Israel, pero también representa una amenaza para el mundo.
Las garantías dadas por el presidente estadounidense Barack Obama al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu sobre la seguridad de Israel y las bondades de este acuerdo marco no bastan y el acuerdo debe ser modificado, consideran los responsables israelíes. El domingo, en entrevistas con varias cadenas de televisión estadounidenses, Netanyahu explicó que quiere “matar este mal acuerdo”.
“Nadie puede decirnos que apoyarnos y ayudarnos basta” ante una amenaza tal, corroboró Steinitz, refiriéndose directamente a las palabras de Obama.
En los próximos tres meses, Israel quiere apostar por la vía diplomática para modificar este texto pero la opción militar “no se descarta”, según este ministro. “La alternativa no es necesariamente declarar la guerra a Irán, sino aumentar la presión sobre Teherán y lograr que hagan concesiones importantes para lograr un mejor acuerdo”, insistió Steinitz.
 
Ver: http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/06/actualidad/1428348220_925684.html
 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato