Entrevista con Rafael Hernández,
director de la revista Temas

Algunas claves para entender la verdadera 
esencia de la sociedad civil cubana

Maylin Guerrero Ocaña • La Habana, Cuba

La Cumbre de las Américas en Panamá, la participación de Cuba por primera vez y el llamado del presidente estadounidense Barack Obama a contar allí con miembros de la sociedad civil cubana, reavivaron el debate y la discusión sobre un tema que históricamente ha generado no pocas polémicas. Con el objetivo de facilitar la comprensión en torno a lo que significa este término, y en especial qué matices cobra en nuestro contexto sociopolítico, La Jiribilla conversa con el destacado sociólogo, investigador y profesor cubano Rafael Hernández, director de la revista Temas.

Imagen: La Jiribilla

El concepto de sociedad civil ha sido definido a lo largo de los años en formas muy diversas por distintos autores, siendo utilizado en la formulación de proyectos políticos con fundamentos ideológicos divergentes. ¿Qué entiende usted por sociedad civil?

La sociedad civil es una forma de acercarse a la realidad política, económica y social de un país. Es verla desde la perspectiva de los grupos sociales y de las instituciones que los representan, entre ellas las escuelas, los centros educacionales, los sindicatos, las organizaciones laborales y sociales —como las de estudiantiles y campesinos— y todos los medios de comunicación. También incluye a instituciones como las iglesias, las asociaciones civiles o de personas que se articulan en torno a un tema o interés determinado, como por ejemplo las relacionadas con la vida comunitaria y la defensa del medioambiente.

Podemos encontrar instituciones que pertenecen al sector público y otras al privado; pero ambas constituyen sociedad civil. Es tan sociedad civil un medio de comunicación que pertenece al Estado porque es un medio público, como un medio no estatal que representa, por ejemplo, a una organización o a una iglesia. Por consiguiente, se trata de cómo se vean todas estas instancias. Si miras a esas instituciones estatales desde un plano superior, son instituciones que dependen del Estado y del Gobierno. Si las miras desde un plano inferior, representan a la sociedad porque reflejan intereses sociales. El Partido Comunista tú lo observas desde abajo, y te percatas de que sus miles de miembros representan a distintos grupos sociales, diferentes visiones que reflejan pluralidad de puntos de vista, que no se reducen a una sola línea. Esa representatividad social dentro del Partido Comunista es un reflejo de la sociedad civil. Por lo tanto, visto desde abajo, el Partido es una institución de la sociedad civil; visto desde arriba, en su conexión y articulación con el Estado, es una estructura de poder. Por eso te digo, una cosa está en la sociedad civil, y otra en el Estado. Puede estar en las dos partes, depende de cómo se mire.

Los grandes medios de comunicación desvirtúan y manipulan a su antojo el término sociedad civil para atacar a Cuba, intentando ocultar la verdadera naturaleza de nuestra sociedad civil. A su juicio, ¿qué podemos entender por sociedad civil cubana? ¿Qué características la distinguen?

Las grandes fundaciones alemanas, todas sin excepción, reciben su financiamiento del parlamento alemán. No son instituciones privadas, sino que dependen de los partidos y del congreso. Eso no las hace menos sociedad civil. La simplificación que ejecuta el discurso del Departamento de Estado norteamericano y el discurso banal de la prensa internacional es que sociedad civil constituye lo privado. Y eso no es así, porque las corporaciones son privadas y a nadie se le ocurre que son sociedad civil. Los partidos políticos son partidos políticos, no están dentro de la estructura del Estado necesariamente, en Europa y en ninguna parte, y sin embargo, a nadie se le ocurriría decir que los partidos políticos son parte de la sociedad civil, sino que forman parte de la sociedad política porque son actores del sistema político. Hay agentes de la sociedad civil que pueden tener un impacto sobre el sistema político, por ejemplo los sindicatos, y actúan también como agentes del sistema político. Visto desde el punto de vista de representar los intereses sociales, de los trabajadores en el caso de los sindicatos, son sociedad civil. Lo que quiero decir es que todo depende de cómo sea el punto de vista.

Entonces, a partir de estas definiciones, la sociedad civil cubana no es una sociedad civil que requiere una definición separada. Creo que constituye un error conceptualizar la sociedad civil en términos diferentes a los que representa a la sociedad civil en otras partes del mundo. Es tan sociedad civil esto que yo mencionaba antes aquí como en Europa. Lo que ocurre es que cuando se habla de sociedad civil en un país socialista, se identifica arbitrariamente la sociedad civil con la oposición política, la cual no es más que eso, oposición política, no sociedad civil. Esta es una distorsión del concepto de sociedad civil que se puso de moda porque se le llamaba sociedad civil a los grupos políticos disidentes en Europa del Este y en la Unión Soviética. Pero eso no es sociedad civil, son partidos o movimientos políticos más grandes o pequeños, cuyos objetivos son impactar, transformar e incluso gobernar; no expresar los intereses de un grupo social o a un sector de la sociedad. Un movimiento o grupo que persigue llegar a establecerse como parte del gobierno, tomar el poder, no puede definirse como un actor de la sociedad civil.

Durante varias décadas Cuba ha enfrentado también una campaña internacional de distorsión en torno a cómo desarrolla los temas de democracia. ¿De qué forma cree usted que se articula la sociedad civil con los mecanismos democráticos en nuestro país?

El tema de la democracia y las libertades ciudadanas son parte de la agenda pública cubana, no constituyen la agenda de ningún grupo en particular. Forma parte de la esfera pública cubana cualquier debate público que se examine en nuestro país. Si tú te lees cualquier blog cubano, de los miles que existen en la Isla, no solo los que pertenecen a la oposición, verás que hacen una crítica de la problemática de la democracia y de las libertades en Cuba. La cuestión es que para los medios de difusión extranjeros, y para quienes no conocen nuestro país, la idea de que la oposición y la crítica se ejercen solamente desde los grupos antisistema, es una simplificación y un reflejo de ignorancia.

En el seno de nuestra sociedad civil, y en el del propio sistema político cubano, hay manifestaciones de crítica al mal funcionamiento de las instituciones políticas en Cuba, y eso tiene que ver con las deficiencias del funcionamiento de nuestra democracia socialista. Me parece un error que confrontemos al enemigo, que sí critica con intenciones destructivas nuestra democracia, diciendo que esta funciona perfecta, porque no es así. Somos nosotros los que tenemos que identificar esos errores y deficiencias, como estamos haciendo, y trabajar en función de erradicarlos.

La pluralidad de puntos de vista y la convocatoria a pedir discrepancias forman parte de la política del gobierno cubano. Por supuesto, una cosa es la convocatoria y otra el cómo se implementa y sistematiza esa crítica pública a los problemas nacionales. Pero no puede ser más claro el discurso del liderazgo cubano cuando dice que tenemos que convertir en algo sistemático la crítica y el debate de nuestros problemas. De manera que sí tenemos problemas de funcionamiento de la democracia socialista, sí debemos mejorarla, ampliarla, profundizarla en todas las instituciones del sistema político, incluido el Partido; pero esos son nuestros problemas, no los que tienen que ver con la agenda impuesta desde el exterior, ni por supuesto, algo que tenemos que negociar con los norteamericanos.    

¿Qué otros desafíos considera que enfrenta la sociedad civil cubana?  

Creo que la sociedad civil en Cuba tiene, en este momento, mayor espacio que nunca antes para construir y desarrollar la esfera pública cubana, que no es una esfera pública uniforme, lineal, que se ordena a partir de consignas. Nuestros medios de comunicación no reflejan esa esfera pública. Es una profunda deficiencia que es necesario cambiar para construir la esfera pública y reflejar los intereses, deseos y puntos de vista de la sociedad civil cubana, y el muy dinámico debate que existe hoy en ella.

Esta deficiencia de los medios de comunicación contribuye a crear esa imagen monótona, gris, vertical y cerrada de Cuba. No hemos sido capaces, nuestros medios no lo han sido hasta ahora, solo en una medida muy pequeña, de reflejar la amplitud e intensidad de esa dinámica de debate público que existe en la Cuba actual. Los medios tienen que ser el espejo de la sociedad civil cubana, y para lograrlo debemos desarrollar una política de medios completamente diferente a la que tenemos hoy.

¿Qué retos tienen los representantes de la sociedad civil cubana que asisten a la ya en curso Cumbre de las Américas en Panamá?

Reflejar allí de una manera legítima y auténtica la realidad cubana, no a la defensiva, porque cuando nos colocamos a la defensiva limitamos nuestra capacidad de comunicación. Tenemos que mostrarles a los que están allí, también a los enemigos, que somos capaces de trasladar nuestra realidad tal cual es, con sus sombras y luces. Si dejamos que el enemigo nos arrastre a una actitud defensiva, en donde nos colocamos bajo el síndrome de la fortaleza sitiada, estamos perdidos, porque estratégicamente el enemigo nos llevaría a donde le conviene. Nuestro reto es trasladar la realidad cubana con sus conflictos, diferencias, deficiencias, no hay que tener miedo a reconocer nuestros errores y limitaciones. Raúl lo ha dicho también: la verdad se impone, no hay que tener miedo ni convertir eso en una debilidad. La capacidad para representar nuestros problemas y deficiencias es parte de nuestra fortaleza. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato