De-construyendo la arquitectura

Mayté Madruga Hernández • La Habana, Cuba

Año 15 del siglo XXI, la cultura se digitaliza y ya no nos parece tan malo. Intentamos convivir o acercarnos a la nube, esa en donde estarán todos nuestros datos, pero aun así seguimos habitando en lugares, espacios tangibles, que ocupamos o heredamos.

Se me ocurre pensar en el documental de Nicolás Guillén Landrián ¿Cómo se construye una casa?, para llegar a su misma conclusión, para hacer una vivienda lo más importante son los hombres.

Imagen: La Jiribilla

Arquitectura y arquitectos no son palabras que usemos a diario, pero sus obras las vivimos, las modificamos y a veces las destruimos. Encontrar un equilibrio entre lo utilitario y simbólico es uno de los retos que deben imponerse aquellos que desarrollan una estructura constructiva.

Sentir una ciudad no solo pasa por ver a sus habitantes, o escuchar los sonidos que la caracterizan. Para comprenderla también hace falta reconocer y recordar sus edificaciones.

Para la Máster Marta Donoso reconocer la arquitectura como un hecho cultural hace trascender su función de mercado, yo le agregaría también la utilitaria, lo cual no significa que obviemos estas funciones, sino que ampliemos el prisma con que mirarla.

Al hablar, pensar y construir Arquitectura aparecen conceptos y herramientas como patrimonio, simbolismo, visualidad, urbanismo, todos han ido integrando un sistema de relaciones que permiten abordar el arte de proyectar desde diferentes ángulos y opiniones.

En ese sentido hablar de arquitectura y ciudad tomando como centro a La Habana, esta visión holística se impone; pues en la capital cubana se concentran todo tipo de procesos que puedan darse de manera aisladas en las diferentes provincias del país.

Imagen: La Jiribilla

Así siempre admiraremos proyectos como el de restauración de La Habana Vieja, pero también trataremos de entender lugares como la Jata, la Güinera. Hoy en día todos conviven en lo que reconocemos como esta ciudad.

La Habana hace mucho tiempo que no solo tiene sábanas blancas colgadas de sus balcones, se le han ido sumando a estas, polvos, grafitis, modificaciones de los más diversos tipos. Así, con esta estética, nuevos proyectos se piensan, se sueñan, y no siempre se materializan.

Ahí siempre va a estar el origen y fin de todo, cual espiral creciente. Para hablar de arquitectura es necesario emplear verbos: crear, construir, materializar, conservar. Todos en infinitivo o en modo indicativo del presente.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato