Galeano: “No tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo”

Centro Pablo • La Habana, Cuba

Por eso la noticia de su partida ha conmovido a tantas gentes en el mundo. Por eso se escriben y se escribirán esquelas, artículos, mensajes recordando sus textos lúcidos y valientes y su palabra pausada y vibrante.

Eduardo deja memorias y enseñanzas, horizontes atisbados y sueños por completar. Para eso seguirá sirviendo su autenticidad y su coherencia, su irreverencia y su amor a las tierras de nuestro continente estremecido.

Por eso compartimos ahora, de momento, estas ráfagas cortas de su pensamiento agudo y su sinceridad cortante.

Por eso recordamos ahora, y siempre, el segundo texto que acompaña esta nota urgente, en la que Eduardo hizo preguntas profundas y vigentes y en el que se cruzan, intensos, los nombres de Pablo de la Torriente Brau y Julio Girona.

“Seguir caminando los caminos del viento”

(Palabras de agradecimiento de Eduardo Galeano, al recibir el Premio Stig Dagerman, en Suecia, el 12 de septiembre de 2010.)

Querido Stig:

Ojalá seamos dignos de tu desesperada esperanza.

Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arrie