Literatura

Nota para Cien mujeres célebres en La Habana

Laidi Fernández de Juan • La Habana, Cuba

De la colección CATALEJO de la Editorial José Martí (la cual cada vez amplía más su espectro de publicaciones, ¡Qué bien!), y de la autoría del periodista, lingüista y editor santaclareño Leonardo Depestre Catony, nos llega el curioso libro Cien mujeres célebres en La Habana. La expresión nos llega es metafórica: encontramos el libro en plena Feria, y lo incorporamos a la lista de lecturas pendientes. He de confesar que en primera instancia, no creí que dicho libro fuera el primero en ser leído, luego de los excelentes volúmenes La intensidad de las cosas cotidianas de Sheyla Valladares, Unplugged, de Rubén Rodríguez, y Raíz de yerba mate, de Moisés Mayán, todos reseñados en esta misma revista digital, como parte de las presentaciones en la Feria del Libro de La Habana.

Imagen: La Jiribilla

Sin embargo, el cómodo y agradecible formato de CATALEJO acabó por conquistarme. Quienes solemos cultivar el maravilloso hábito de la lectura como práctica cotidiana, alternamos el estudio y el aprendizaje (de eso se trata: no solo entretiene una buena lectura; también ilustra) sabemos que resulta sano alternar grandes, profundos y voluminosos libros con otros, digamos más dóciles, más ligeros. Aclaro que soy partidaria de todo tipo de literatura; no me parece válida la clasificación tan de moda hoy día de lo que es “frívolo”, o de aquello que no debe motivarnos. Todo lector tiene capacidad suficiente para discernir. Así, existen libros de autoayuda muy útiles (por ejemplo, Recetas para prevenir el cáncer de colon; Consejos a las familias de adolescentes; ¿Qué sabe usted de epilepsia?, etc.) y poemarios y novelas francamente indigeribles.

Siguiendo este criterio, me adentré en Cien mujeres…, curiosa por conocer los nombres y las minibiografías de damas célebres que en algún momento, visitaron La Habana u otra provincia.

Además de esos datos que buscaba, encontré muchísimo más. La labor de Leonardo Depestre merece ser reconocida: en su investigación (exhaustiva, seria, muy bien documentada), afloran distintas etapas de nuestra historia. Una suerte de radiografía cubana va emergiendo en la medida en que avanzamos en cada vida, en la postura y en el arte de estas mujeres que pasaron por nuestro país. En términos puramente historiográficos, el libro se convierte en una fuente de consulta, en un sitio imaginario donde el pasado nos dice “aquí estoy, apréndeme”. Por si fuera poco, el panorama que ofrece, no se limita a nuestros límites geográficos. El autor, en aras de plasmar con la mayor exactitud posible el contexto sociohistórico en que desarrollaron sus carreras artísticas (o políticas, como es el caso de las inmensas Tina Modotti y Ángela Davis) el centenar de mujeres que seleccionó, amplía sus informaciones y sus apreciaciones al mundo en general. Aunque Depestre enfatiza su simpatía hacia los gérmenes del feminismo; y evidencia su inclinación hacia una ideología de izquierda, vale destacar la objetividad de sus comentarios, la profesionalidad de sus investigaciones.

Desde Doña Guiomar de Guzmán, que nos visitó en fecha tan distante como 1521, hasta Elena Poniatowska y Cristina Hoyos, que lo hicieron en 2007, aquí están reunidas grandes personalidades femeninas, algunas recordadas (Sarah Bernhardt, Isadora Duncan, Gabriela Mistral, María Zambrano, María Félix, Lola Flores, Edith Piaf, Chavela Vargas, Simone de Beauvoir, Massiel, Claudia Cardinale, Isabel Allende, entre muchas) y otras menos conocidas por el público (Renata Tebaldi, Agnés Varda, Carla Fracci, Victoria de los Ángeles, Sonja Henie). Todas alcanzaron fama mundial, todas hicieron labores encomiables, todas (aunque fuera para beneficio personal, para su propia vanidad) marcaron hitos en distintos ámbitos. Una característica (me limito a la más sobresaliente) que une a todas estas mujeres es la valentía. Eran sin dudas muy talentosas y tuvieron posibilidades para demostrarlo, pero como sabrá valorar el lector de Cien mujeres célebres en La Habana, el coraje femenino es tan antiguo como los intentos por sofocarlo. Estos cien ejemplos lo demuestran. Celebro la publicación de esta investigación, y aplaudo la iniciativa de una editorial que responde a los intereses de los más exigentes cultivadores de una literatura variada, que nos satisfaga a todos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato