Lecturas

Tieles en la cuerda de Vivaldi

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Músicos del conjunto instrumental Nuestro Tiempo, pertenecientes en su mayoría a la Orquesta Sinfónica Nacional, emprendieron este abril bajo la guía del maestro Evelio Tieles una exigente y agradecida incursión por los predios de Antonio Vivaldi (1678 – 1742).

Al asumir en la sala Ignacio Cervantes, a la vera del Prado habanero, un programa íntegramente conformado por obras de cámara para cuerdas del célebre compositor italiano, Tieles condujo a sus compañeros por la senda de una interpretación en la que la fidelidad a las partituras se conjugó con el ánimo de resaltar aquellos aspectos del estilo vivaldiano que más pueden interesar a un auditorio actual.

Entre estos últimos cabe destacar el equilibrio entre el papel de los solistas y el resto de la camerata, y la jerarquía de la expresión sobre el ejercicio virtuoso. En todos los casos el resultado sonoro eludió el énfasis retórico que en muchas otras ocasiones trivializa la herencia barroca.

A ello contribuyó la selección de obras en el programa. Vivaldi escribió profusamente; más de 500 piezas han llegado a nuestros días, de la cuales suman 231 las que tienen al violín como instrumento solista.

La primera entrega de Tieles y Nuestro Tiempo repasó el Concierto madrigalesco (1720), que recrea giros característicos de una etapa previa en el desarrollo de la música italiana, cuando el madrigal se impuso. La conexión de Vivaldi con esa forma anterior tiene que ver sobre todo con el legado de Claudio Monteverdi y Segismundo de India.

La siguiente estancia arrojó una mirada a un momento anterior en la producción de quien fue conocido en su tiempo como Il Prete Rosso, por el color de su cabello. En 1711 compuso un ciclo de 12 conciertos bajo el título común L’ estro armónico (La inspiración armónica); el no. 8 en la menor, para dos violines (Iresi García y Tieles) y cuerdas es uno de los más escuchados.

A continuación Alejandro Rodríguez, uno de los más notables violonchelistas cubanos, ejecutó el Concierto en sol menor, clasificado con el numeral 417 en el catálogo. Rodríguez logró su mayor esplendor en el segundo movimiento, un aria de hermoso melodismo.

Cerró el programa el Concierto para tres violines en Fa mayor 551 (solistas: Augusto Diago, Iresi y Tieles), demostración del ingenio combinativo instrumental del maestro veneciano.

Haber concebido un programa de tal carácter se aviene con el compromiso de Tieles con el desarrollo de los instrumentistas de cuerdas en el país.

Nacido en La Habana el 8 de agosto de 1941, hermano mayor de otro notable músico, el pianista Cecilio Tieles, Evelio recibió las primeras lecciones de violín a manos de su padre. En 1952 tomó lecciones en París con Jacques Thibaud, famoso ejecutante y pedagogo, y René Benedetti. Más tarde, en 1958, ingresó en el Conservatorio Tchaikovski, de Moscú, donde se graduó en 1963. En esa propia alta casa de estudios perfeccionó su técnica y expresión en 1966 nada menos que con el maestro David Oistraj.

Ha desarrollado una extensa e intensa carrera como solista y una no menos amplia como pedagogo. Sin embargo, no renuncia a compartir la escena con músicos jóvenes en pie de igualdad.

Su principio como maestro se resume en estas palabras: “Nosotros no formamos solistas, sino especialistas. Estimo que para la formación de un violinista se necesitan de dos aspectos fundamentales: la intelectual y la física. Por tanto, en la especialidad de instrumentos de cuerda y para su realización técnica, debes dominar tus músculos; asimismo, y si queremos llegar a tener un especialista de amplio perfil, este no se forma si partimos tan solo de que sepa tocar un instrumento de cuerda, sino también de que tenga junto a él a  un profesor de música de cámara, de práctica de orquesta, de cuarteto, de historia del instrumento, de metodología y de didáctica. No podemos olvidar que formamos personas con un profundo sentido cívico, político, social, espiritual para que se desempeñen como tales”

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato