Danza y Alma por las calles habaneras

José Ernesto González Mosquera • La Habana, Cuba
Fotos: Carolina Vilches

Parece un piano, una personalísima conversación entre el intérprete y su instrumento. Pero el instrumento no está, y quien toca no es músico, aunque lo parece, por la forma en que siente la música todo su cuerpo.

Y así se presenta ante nosotros una pieza ensordecedora, capaz de trasmitir sentimientos o poner los pelos de punta, de dialogar con el espectador y hacerlo bailar sin moverse siquiera.

Imagen: La Jiribilla

No hace falta saber quién es; no es preciso porque su cuerpo puede ser suyo, el tuyo, el nuestro o el de ninguno. Esa es la sensación que ha dejado una pieza como Cancionero en el público que asistió por estos días al Festival de Danza en Paisajes Urbanos Habana Vieja: Ciudad en movimiento.

Esta cita ha sido durante sus 20 años, para suerte del público, el espacio ideal para representar los conceptos danzarios más experimentales y transgresores, así como la multiplicidad de tendencias y estilos, tanto de compañías nacionales como foráneas.

Cancionero pertenece al repertorio de una de las compañías más relevantes dentro del panorama escénico y coreográfico nacional, que este año celebra dos décadas de profunda creación estética y una visualidad histriónica e interpretativa desde el movimiento.

Con solo dos bailarines hombres, Danza del Alma se enfrenta desde su ciudad a los contextos adversos y sigue creando a toda vela.

Danza del Alma, de Villa Clara, celebró en La Habana como mejor sabe hacerlo: bailando sobre la escena de la sede-teatro Las Carolinas (casa de Danza Teatro Retazos y el Festival Callejero) con el solo Cancionero, firmado por su director Ernesto Alejo, y el dúo Los cuerpos caen en el otoño, propuesta de uno de sus bailarines, Nikolai Almeida.

Con solo dos bailarines hombres, Danza del Alma se enfrenta desde su ciudad a los contextos adversos y sigue creando a toda vela. No importan los obstáculos económicos, falta de atrezzo o escenografía, escasas posibilidades de presentación ―aquellas limitantes habituales en compañías locales alejadas del circuito escénico habanero, salvo por alguna gira ocasional de poco tiempo a la capital del país que les permite confrontar con el mayor público que sigue la danza, y la posibilidad de ser reconocidos por coreógrafos, productores o interesados internacionales que pocas veces llegan a las provincias―. Si la oportunidad se da, la toman sin pensarlo. De tal manera se han alzado con el Reconocimiento Especial en Interpretación del I Concurso Internacional de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, por Cancionero, el mismo solo que han traído a La Habana ahora y que caracteriza desde la danza a Bola de Nieve (Ignacio Villa).

Jorge Pausant, uno de sus bailarines, se desdoblaba en Bola, lo sentía y lo soltaba por sus poros.

Además, lograron la Mención y el Premio de Coreografía en el Concurso Nacional Danzandos, por Isla hortelánica, también de Alejo, una pieza que habla sobre la inconformidad de muchos artistas, aunque la obra no se circunscribe a un espacio temporal o geográfico específico sino a conflictos universales.

Habana en Movimiento celebró su cumpleaños por todo lo alto. Cada noche el escenario era de ellos. Jorge Pausant, uno de sus bailarines, se desdoblaba en Bola, lo sentía y lo soltaba por sus poros. El baile era íntimo y seductor, invitaba a moverse lentamente, a tocar piano y cantar “Vete de mí”,  a no perder de vista la evolución interpretativa del personaje, su alegría, dolor y temperamento.

Pausant, sin duda, a pesar de ser un bailarín mayor, posee un exquisito dominio técnico que no intenta promocionar, sino que lo coloca ante las necesidades de la caracterización que intenta trasmitir. Cada gesto, mirada, movimiento, silencio o quietud es muestra de un trabajo meticuloso por parte del bailarín para dominar su personaje.

Imagen: La Jiribilla

La otra propuesta que trajeron los villaclareños a la cita habanera fue Los cuerpos caen en el otoño, idea de uno de sus bailarines Nikolai Almeida. Esta coreografía también utiliza como pretexto las relaciones humanas para componer un discurso de miedos, búsquedas, esfuerzos y libertades, bajo la metáfora simbólica del hombre lisiado que no puede valerse por sí mismo.

Es un trabajo que marca la relación entre los dos bailarines, más que el puro movimiento danzario orgánico. Esto no significa que prime más el teatro o el mimo que la danza, todo lo contrario, se trata de la simbiosis de estas expresiones para estructurar la pieza de manera tal que cada uno represente una visión del interior humano.

Dos muestras de las características de Danza del Alma: la técnica danzaria al servicio de las historias, el uso bien marcado de la caracterización de los personajes en escena, la comunicación entre sus bailarines y el carácter íntimo-subjetivo que tienen sus creaciones coreográficas.

Su repertorio permite conocer de múltiples miradas, no cede a estancamientos o repeticiones.

Su repertorio permite conocer de múltiples miradas, no cede a estancamientos o repeticiones. Las intenciones las marca la necesidad de expresión y búsqueda de problemáticas en el ser humano y los contextos que lo rodean.

Cada una de sus piezas es una propuesta de complejidades técnicas que desafían al espectador, con simbologías sugerentes, con marcada disposición a desarrollar la interpretación de los bailarines para dialogar con los públicos y buscar recursos expresivos propios, lo cual los ha diferenciado del resto de las compañías del país.

Danza del Alma es de esas compañías que, si bien no estamos acostumbrados a saber totalmente qué rumbo llevan, cuál fue su último estreno o cuál será ―bendita suerte de los villaclareños―, al tenerla  enfrente asistimos a un ejercicio de madurez estética que, por 20 años, han consolidado desde la humildad más sincera que ofrecen el trabajo diario y el esfuerzo.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato