Un maestro del kirie en La Habana Vieja

Virginia Alberdi • La Habana, Cuba

La renovación de una de las técnicas ancestrales del arte japonés, el llamado kirie, se ha convertido en una de las razones de vida de Shu Kubo, creador que en las últimas décadas ha ganado connotación internacional al mostrar una estética rigurosa en sus obras realizadas a base de papel recortado.

Presente en la inauguración de la exposición Japonismo en papel, que se exhibe en la Casa Carmen Montilla, de La Habana Vieja, bajo los auspicios de la Embajada de Japón en Cuba y la Oficina del Historiador de la Ciudad, Kubo accedió a explicar en un taller el componente artesanal de la técnica.

Pero, como se sabe, la maestría no solo radica en el oficio, sino en la capacidad para transmitir reflejos y sensaciones en las obras. Y eso es lo que se admira en la serie desplegada en la galería: la connotación simbólica de los paisajes naturales o intervenidos por el hombre, e incluso la sublimación de estados anímicos que trascienden la mera representación figurativa.

Imagen: La Jiribilla

Desde los pabellones y jardines de Kioto hasta la composición gráfica de estilo pop que juega con la palabra arigato (gracias en japonés) Kubo despliega un formidable poder de síntesis que equilibra la perspectiva con la articulación de planos geométricos.

No es casual que el artista se sienta deudor del gran Hokusai ni que por momentos recuerde las texturas del grabado tradicional nipón, el ukiyo-e. Por cierto, el Museo Nacional de Bellas Artes posee una colección de grabados de este tipo, la cual fue vista el año pasado como parte de la agenda conmemorativa de los cuatro siglos de la llegada del primer japonés a Cuba.

A todas estas, entre el ukiyo-e  y el kirie existe un punto de contacto en la técnica de realización, y es el uso de instrumentos cortantes, uno sobre la madera y el otro sobre el papel.

Pero el papel que utiliza Kubo no es cualquiera. Fiel a la tradición del kirie, el soporte de las obras es un tipo de papel llamado washi, manufacturado a partir de fibras locales que consiguen tanto una muy fina textura como una asombrosa consistencia, mucho mayor que el papel fabricado con pulpa de madera.

Imagen: La Jiribilla

Generalmente se utiliza en la actualidad en ediciones especiales de libros. Las tonalidades diferentes se avienen con la necesidad de restauración de documentos antiguos. Su excepcional capacidad de resistencia fisicoquímica lo hace irremplazable en este campo.

La singularidad del washi fue reconocida por la UNESCO en 2014 como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato