Notas al fascismo corriente 

Peor que la impunidad

• La Habana, Cuba

Ante los sucesos recientes en que policías norteamericanos asesinan mediante golpizas o disparos de armas de fuego y luego resultan exonerados de toda culpa, vale la pena destacar que no siempre consiguen la impunidad. Que no. Sirve de ejemplo el detective Philippe Archer que en 2013 golpeó y pateó cuanto quiso a alguien bajo custodia: una mujer que, para más, se encontraba esposada.
Luego de dos años de investigación, el detective Archer ha recibido un tremendo castigo: ciento sesenta y dos horas de suspensión. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato