“Mobilegeddon”, optimizas o desapareces para Google

Miguel Ernesto Gómez Masjuan • La Habana, Cuba

“Mobilegeddon” fue el efectista título que le dieron no pocos a la nueva actualización del algoritmo de Google. Esta vez los ingenieros de Mountain View sí mostraron una clara pista de lo que tomarían en cuenta en la ultrasecreta fórmula matemática que determina el orden de aparición de resultados: cuando un internauta haga una solicitud de búsqueda en Google, desde una tableta o teléfono inteligente, aquella página que esté optimizada para dispositivos móviles recibirá una etiqueta de “mobile-friendly” y tendrá muchas más posibilidades de ocupar mejores posiciones que una que haya obviado la elaboración de un diseño adaptativo para su web.

Las ventas de tabletas y móviles se han disparado en el último lustro y la navegación en Internet a través de estos dispositivos es cada vez más común—se espera que Etecsa abra el servicio este año en Cuba—, por tanto, también ha crecido el volumen de tráfico que reciben los sitios desde móviles. Ante esta situación, la estrategia de Google parece lógica, aunque muchos sitios no supieron responder con celeridad.

Ahora estas web enfrentan un complejo escenario, en el que son “penalizadas” por el líder mundial de búsquedas y, por tanto, descienden o, peor, desaparecen de los resultados cuando la persona realiza cualquier petición de palabra clave desde una tableta o teléfono inteligente.

Una parte esencial de la optimización y que Google ha decidido darle un enorme valor es la capacidad que tenga la página de adaptarse automáticamente al tamaño de pantalla del dispositivo desde el que se está navegando. Recordemos cuán difícil puede ser visualizar, por ejemplo en un móvil, con resoluciones que oscilan entre 320  y 480 píxeles, los textos, imágenes y enlaces que contiene un sitio.

Para hacer la experiencia de navegación más “amigable”, los desarrolladores crean un diseño adaptativo, o sea, el sitio “entiende” que si la persona utiliza un teléfono inteligente, entonces la página no puede mostrarse a tres columnas, porque sería imposible de leer, sino que debe reducirse a solo una columna y también ampliar el tamaño de la imagen y el texto.

Además, este diseño garantizaría que, si en un futuro cambiaran las resoluciones de navegadores y dispositivos, el sitio seguiría adaptándose a esos estándares, sin necesidad de un mantenimiento extra.  Aquellos que ya lograron adaptarse reciben un “premio” de Google, es decir, mejoran sus posiciones en los resultados de búsqueda desde dispositivos móviles.

¿Qué necesita un sitio para recibir la imprescindible etiqueta de “mobile-friendly” y sumar puntos en el algoritmo de Google? Desde Mountain View llegan varias recomendaciones: evitar el uso de software que no son comunes en dispositivos móviles, como el Flash; utilizar textos que sean legibles sin necesidad de hacerle un zoom; que el contenido de la página se ajuste a la pantalla y, por ende, el internauta no tenga que hacer un scroll horizontal o zoom y colocar los enlaces con suficiente separación uno del otro para que la persona afronte menos dificultades a la hora de dar un clic.

Esta actualización de Google afecta, por el momento, solo los resultados que devuelve el buscador cuando se hace una consulta desde un dispositivo móvil; pero como la tendencia global apunta hacia un continuo crecimiento del tráfico desde tabletas y teléfonos inteligentes, entonces los sitios web deben trabajar para ser, cuanto antes, “mobile-friendly”. Al menos esta vez no se trata de ese absurdo empeño, exacerbado por el mercado, de comprar las tecnologías más novedosas. Ahora el punto es trabajar con un diseño que sea perdurable en el tiempo.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato