La guitarra sin envejecer… de Cataluña a La Habana

Analía Casado Medina • La Habana, Cuba

Diálogos entre diversas manifestaciones artísticas, entre culturas diversas confluyen en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau por estos días a propósito de las jornadas cubanas del Festival Barnasants, una de las más importantes plazas de la canción de autor en Iberoamérica.

Un concurso de carteles convocó la institución de Muralla 63 en la búsqueda de la identidad del evento en la Isla. La selección del jurado —a cargo del diseñador Héctor Villaverde, el crítico e investigador Jorge R. Bermúdez y el fotógrafo Juan Miguel Morales— y las piezas ganadoras pueden ser observadas en los espacios del Centro, así como un conjunto de carteles que han acompañado al certamen en distintos momentos.

Durante la jornada inaugural de la exhibición este martes —jornada de poesía y canción, de intercambios múltiples— Père Camps, director del encuentro catalán, compartió que la silueta en rojo de una guitarra y la estrella de cinco puntas —imagen de Orlando Silvio Silvera ganadora de la convocatoria— constituyen inmejorable síntesis de lo que Barnasants representa, de las ideas que defiende. Se reafirma de este modo —explican las palabras del catálogo escritas por Víctor Casaus, director del Centro Pablo— la capacidad comunicadora del cartel cubano de nuestros días, heredero de una tradición de más de cuatro décadas y enriquecido por las nuevas visiones que le aportan los creadores y creadoras más jóvenes.

Sobre estas sintonías, Camps llamó la atención sobre las maneras en que la nueva trova cubana y la nueva canción en lengua catalana se emparentan a pesar de las distancias geográficas. No es de extrañar entonces la presencia sistemática de músicos cubanos en Barcelona con motivo del Barnasants o la participación de cantautores catalanes en la edición del Festival en la Isla. En este sentido, Camps recordó los conciertos de Ivette Letusé este año en salas de Barcelona y anunció los próximos espectáculos del prestigioso artista catalán Pi de la Serra en el Centro Hispanoamericano de Cultura. La lengua no va a ser un impedimento para comprender a este extraordinario músico, acotó Camps sobre los recitales que tendrán lugar este 21 y 22 de mayo de la mano del fraterno proyecto Canto de todos, que dirige el trovador Vicente Feliú.

Por su parte, Víctor Casaus explicó que uno de los propósitos esenciales de la institución habanera es entregar belleza, expandir formas de pensar: de ahí esta exposición, de ahí la construcción de puentes culturales junto al Barnasants, Festival al que nos conecta la defensa de la canción de autor, el estilo vivo de trabajo que proponen, comentó. Los antecedentes de esta comunicación pueden encontrarse en aquella clausura del Barnasants en Cuba que festejó la obra musical y pictórica de Luis Eduardo Aute en 2007, en los conciertos que músicos cubanos han llevado a Barcelona, en el reconocimiento del evento a creadores cubanos como Silvio Rodríguez (distinguido por la obra de la vida) y Víctor Casaus (premio de promoción), relató Camps.

Un trovador frustrado —el crítico de cine Frank Padrón— y un leal grupo de cantautores acompañaron esta apertura del Barnasants en Cuba. El libro Ella y yo. Diccionario personal de la trova (Editorial José Martí, 2014), escrito por el comunicador, fue presentado en el patio de las yagrumas por Jorge Gómez, director del grupo Moncada y presidente actual de Cubadisco, en un concierto donde dialogaron muchas voces y poéticas. Augusto Blanca, Marta Campos, Pepe Ordaz, Ángel Quintero, Polito Ibáñez, Atanay e Ivette Letussé, por solo mencionar algunos, respondieron a la convocatoria de Frank Padrón a acompañar la presentación de este volumen que no es de crítica o análisis musical, sino sencillo homenaje de quien ha crecido a la sombra de melodías trovadorescas.

A un tiempo, la jornada devino defensa de esa plaza de la trova de todas las generaciones, de todos los estilos, que es A guitarra limpia, que es el Centro Pablo. Dos momentos aparentemente distantes, la apertura de la muestra de carteles, la presentación de un libro sobre trova cubana, se complementaron con armonía esta tarde; como siempre, la guitarra sin envejecer, esa que enuncia verdades en Cuba y en Cataluña, hizo la magia. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato