Puntos de apoyo

Stas Namin • Rusia

Creo que cada persona que se encuentra en Cuba se enamora de este país al instante. En mi vida Cuba ocupa un lugar muy especial. Mi abuelo, Anastás Mikoyán, durante los años 1960–1970, entabló amistad con FidelRaúl Castro, y por eso desde mi infancia les recuerdo como personas muy cercanas y entrañables a nuestra familia. Además conseguí ir a Cuba. La primera vez, a finales de los años 80, iba de gira con mi grupo musical que se llamaba Flores; y la otra a finales de los 90 como turista con unos amigos de Rusia y de Estados Unidos, a propósito, uno de ellos era Sergey Soloviev y el otro Leonardo DiCaprio. Durante mi segundo viaje saqué muchas fotos y algunas de ellas ya están en el álbum publicado por el Museo Estatal de Rusia.

La cultura cubana me sorprendió mucho por su originalidad y profundidad, y los cubanos por su carácter único, que no se parece a nada ni a nadie. Quizás, encontrándose entre África, América y Europa, Cuba asimiló lo más interesante e impresionante de estos tres mundos. Pero en mi opinión los cubanos se parecen un poco a los rusos por su sensibilidad y amabilidad. Y lo más importante para mí es que lo que distingue a los cubanos, es su amor a la vida y la sensación de libertad, que llevan en la sangre y en sus