La matria os contempla orgullosa

Mayté Madruga Hernández • La Habana, Cuba

I

Matria Etnocentra en tanto pieza conclusiva de una trilogía danzaria, que incluye Mambo 3XXI e Identidadˉ¹, se presenta como un ensayo más que de nuestra música cubana, de nacionalidad—país.

Ciertamente podemos encontrar un recorrido histórico por los más diversos géneros musicales y bailables cubanos. Pero es de la forma en que son combinados y el discurso que promueven lo que hace de Matria… el capítulo sentimental de esta trilogía.

Imagen: La Jiribilla

Muchos coreógrafos han tomado herramientas de los más diversos lugares, pero Céspedes hace del mismo movimiento su materia de creación. No permanece en el simple homenaje a un determinado baile, sino que continúa un cuestionamiento a la forma en que vanamente se intenta aún, dividir bailes o movimientos o personas.

¿Qué se utilicen pasos de la caringa?: bien; ¿qué se reverencie al mambo?: perfecto; pero que se utilicen pasos bailados en cualquier fiesta popular contemporánea indica una herética asimilación de una realidad devuelta espectáculo.

La música de Nacional Electrónica no deja espacio a la duda, no hay ruptura sino apropiaciones, que son resemantizadas en un lenguaje propio. Asumo que la comunión de ideas entre creadores musicales y creador coreográfico es total. Hablamos de jóvenes empoderados, seguros de lo que intentan comunicar, lo que no excluye una nostálgica paz con el pasado, no el personal, sino el histórico, el que los ha formado, pero del cual se diferencian.

Llega esta pieza a demostrar una madurez analítica del coreógrafo. Además de una sutil diferencia en la forma de trabajar con los bailarines, permitiéndoles un proceso desde dentro hacia afuera, forma de trabajo que si bien se notó en la ópera prima de su compañía, no había sido enfatizado en las dos piezas anteriores que componen dicha trilogía danzaria.

Si en las precedentes ( Mambo… e Identidadˉ¹) se notaba una ironía mordaz, con el actual texto coreográfico se denota una madurez, que aunque sigue teniendo como base la irreverencia, parece hacer las pases con ciertas inquietudes tales como la colectividad y la individualidad.

Elimina Matria Etnocentra toda conflictualidad respecto a lo que a bailes populares se refiere, pero pone otra en el escenario y en nuestras mentes: ¿qué entendemos por Matria?

 

II

Si buscamos en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE) la palabra Matria no existe. No existe porque el DRAE contiene una visión antropocéntrica del idioma.

Matria constituye un neologismo que escritoras como Virginia Wolf e Isabel Allende han revalorizado y que ya había sido utilizado ocasionalmente en la antigüedad griega por filósofos como Plutarco. [1]

Sería así la Matria de Céspedes una provocación a repensar toda una ideología política que ha sido construida usando el elemento femenino con respecto a la tierra de origen y las diferentes razones que se pueden esgrimir para defenderla.

Imagen: La Jiribilla

Pienso inevitablemente en esa poética/pacifista que establece José Martí en Abdala y que de alguna forma me recuerda el solo del bailarín, mientras Bola de Nieve canta “Vete de mí”, para nada casual que esta sea la única pieza musical que no ha sido reapropiada por el dúo de Nacional Electrónica.

En cuanto a materia referencial se refiere, se luce el creador, en sus homenajes o citas, a obras como la de la cineasta Julie Taymor y su Titus (1999) son evidentes en tanto forma de abordar o mirar desde la sospecha el poder; en tanto diseño de vestuario, donde no solo se espectaculariza el típico uniforme miliciano cubano, sino que establece conexiones visuales con el arte pop.

Pero es, sin duda alguna, la convergencia discursiva entre esta pieza coreográfica y la obra teatral Antigonón, del joven dramaturgo Rogelio Orizondo lo que más se agradece en términos de re-pensar la historia cubana.

Ambos jóvenes pertenecientes a una generación que siente la necesidad de mirar atrás desde la distancia crítica y construir una nueva versión, que posibilite pensar mejor la actualidad en términos identitarios.

Céspedes y Orizondo escogen la mirada desde la mujer no porque sean estudiosos del feminismo, sino porque actualmente es inevitable no pensar que todo ha sido contado desde una mirada patriarcal, seres humanos que se identifican con el lugar que nacen desde una poética feminista, pero utilizando palabras en masculino.

III

La música, el baile han devenido en excelentes vías para hablar sobre nacionalidad e identidad cubana en esta trilogía. Así como también lo han sido el domino escénico y movimental que posee Céspedes para crear con numerosos bailarines un mapeo sobre la cultura cubana.

La fórmula ha parecido sencilla y hay quienes la consideran repetitiva. En tanto tautología de una identidad en ocasiones mal defendida, estereotipada; así como también reinventada cada día por excepcionales seres humanos, no encuentro una frase más adecuada para definir Matria Etnocentra que no sea sentimiento nacional; uno sin chovinismos, sin falsas tribunas, solo desde y para, la danza cubana.

 
Nota
  1. La filosofía griega y su sistema de pensamiento constituye uno de los más recientes elementos con los que ha trabajado Céspedes, ya sea con Danza Contemporánea de Cuba o con su compañía Los Hijos del Director y la ópera prima, Las tribulaciones de Anaximandro.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato