Notas al fascismo corriente

Para acabar con los pobres, no con la pobreza

La Jiribilla • La Habana, Cuba

La alcaldía de Hackney, un barrio popular en el norte de Londres, ha resuelto acabar con el flagelo de los “sin techo”. La solución es simple: cien libras esterlinas de multa si eres sorprendido por la policía mientras duermes en la calle. La cifra puede llegar a mil si eres moroso en el pago.

Esa ordenanza municipal deja en claro que no se considera un crimen que haya pobreza, sino que para los poderosos lo criminal es que los pobres no desaparezcan por sí mismos en cualquier rincón oscuro. Y, encima, quieren sacar dinero de la pobreza.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato