Cantores...

La isla de la trova convenciendo al mar

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba

Si a tu casa asoma su perfil la duda
comienza a cantar canciones y tendrás fortuna…

Nos dice en una canción un trovador-filósofo-personaje del oriente del país, Fernando Cabrejas, y esta es realmente una isla de canciones; no se nota mediáticamente la real medida de cuánto se canta pero ahí están los cantantes en la loma y el llano —como diría Matamoros.  

Yo soy puro accidente del destino
un peregrino como el amor.
Un tanto irreverente abrazo el mundo
a veces fundo y a veces no,
parece que no encuentro nunca nada
pero renazco en cada dolor.
Yo soy la profecía del perdón,
un prisionero de la ilusión,
me muero con la duda del porqué,
voy viajando en el arca de Noé.

Dice en sus versos Cabrejas, a quien han llamado “El cacique de la trova holguinera”, en otra de sus canciones, y pienso en la cantidad de trovadores con gran riqueza y variedad poética en sus propuestas, quienes son apenas conocidos por sus públicos cercanos; y acuden a sus pequeños espacios, a eventos que se esparcen por cada rinconcito de la Isla.

Peñas y Festivales se dan a diario en Cuba, y no encuentran una debida promoción o seguimiento, si bien alguno que otro suele ser reflejado pálidamente en los medios de comunicación.

Citando muy por arribita, empecemos por los Encuentros Nacionales, donde se convocan a trovadores de todo el país y duran entre tres y cinco días regularmente, con decenas de presentaciones, descargas y conciertos, donde se reúnen cientos de jóvenes. El Longina, en Santa Clara, celebrado durante 15 años en los primeros días de enero, que convoca la Asociación Hermanos Saiz (AHS). Al sur de mi mochila en Cienfuegos, convocado igualmente por la AHS, con apoyo de la UNEAC. Canción al padre, evento en Bayamo promocionado por la AHS. Festival Trovándote, de Ciego de Ávila, que celebra ahora mismo su décimo aniversario. Encuentro de la Canción Política en Guantánamo que sucede anualmente en los primeros días de agosto y ya tiene más de 15 años. El Festival de la trova Pepe Sánchez de Santiago de Cuba, que promueve el Instituto Cubano de la Música. El Encuentro de la trova en Camagüey y el de Las Tunas, eventos anuales de la AHS. El Festival de la trova Carlos Puebla en Manzanillo. El espacio en la Casa de la Trova, como parte de esa gran fiesta del arte joven que son las Romerías de Mayo en Holguín, con el auspicio de la AHS también. Habría que agregar otros eventos nacionales de otras manifestaciones artísticas, que convocan a trovadores y abren sus espacios para que el canto se una al teatro o la poesía.    

Si a tu casa asoma su perfil la duda
comienza a cantar canciones y tendrás fortuna.
Para el mal humor
toma este buen consejo:
respira profundo
y mira el sol que es viejo.
Escucha las tonadas de tu hija
si la desesperanza te cobija.
Olvida los rencores al momento
que el amor puede más que el desaliento.
Y si te cae el peso de la soledad
dale un paseo tranquilo a tu ciudad.

                                              Fernando Cabrejas

Si hablamos de las peñas sería interminable: El Trovazo de Yamira Díaz en Pinar del Río, todos los meses desde el 2005. En Matanzas son varias las peñas mensuales, la de Carlos Fidel, la de Alieski Pérez, la de Rey Montalvo, la de Lien y Rey y la famosa Suerte de Cangrejos en Cárdenas.  

En Cienfuegos las peñas de Nelson Valdés, la de Sadiel Madrazo, y la de los Novo.

En La Habana, sin contar con el clásico concierto mensual A Guitarra limpia y otros espacios del Centro Pablo de la Torriente, están (haciendo memoria) El Jardín de la Gorda, que creara Sara González  y que mantienen trovadores que compartieron espacio con ella. La Peña del Dúo Adlibitum (estas dos últimas en el Centro Iberoamericano de la Décima). La peña Quimbombó que resbala, de Ray Fernández, todos los jueves en el piano bar Tun Tun de la Casa de la Música de Miramar. Ahora se suman las peñas de Eduardo Sosa, la de Gerardo Alfonso y la de Annie Garcés en la Casa del ALBA Cultural, sin contar con espacios como el Café Teatro Bertolt Brecht con programaciones de conciertos de jueves a domingos donde los cantautores tienen protagonismo y el Centro Cultural El Sauce con similar propuesta y peñas semanales  como Plustrova de los martes con Charly Salgado y la de Frank Delgado.

El Pabellón Cuba lleva desde hace años la peña semanal Tres tazas del trovador Silvio Alejandro, a la que se suma todos los sábados Juan Carlos Pérez

La peña mensual de Enfusión en Bejucal y la de los estudiantes de la UCI. La Juntamenta, peña de Angelito Quintero, en el Centro Cultural Salvador Allende;  la de Marta Campos en la Casa de la Cultura de Plaza, el espacio  Trovando de El Caimán Barbudo, todos los miércoles en el patio bar de los Estudios Areito de la EGREM en la calle San Miguel. La peña de los domingos en La Casona de Línea.    

En Santa Clara, la antológica Trovuntivitis de El Mejunje, la Caña Santa en la Universidad de Santa Clara y otras muchas que suelen hacer Yaima Orozco, Leonardo García, Alain Garrido, entre otros de ese gran movimiento del centro del país.

En Ciego de Ávila sucede también la peña Motivos Personales de Yoan Zamora.

Estoy seguro que se me olvidan otras, igualmente me sucede con los eventos. Y no estoy contemplando las programaciones de las Casas de la Música, Casas de la Trova, y Casas del Joven Creador de la AHS —que hay en casi todas las provincias—, ni las que las instituciones del ministerio de Cultura organiza en múltiples teatros del país, tampoco la que brinda Casa de las Américas o el Centro Hispanoamericano de Cultura, donde solo en el mes pasado se presentó en concierto, por ejemplo, el excelente grupo venezolano Surconciente y al clásico de la Nueva Canción Catalana, Pi de la Serra. Sin duda, se podría viajar diariamente de una a otra presentación de cantores, podríamos recorrer la Isla durante todo el año y no pocas veces con un puñado de propuestas a la vez. Bendita suerte, de viajar así, contracorriente, como dice la canción de Yamira Díaz:

Luchar así, contracorriente,
puede lucir poco inteligente pero
quién salva al corazón
de caer en la tentación
de no hacerlo otra vez,
ni de correr la misma suerte,
si lo das todo y lo que no tienes,
huyendo del desamor.

Vale la pena luchar así,
contracorriente,
bonita máscara indiferente.
No sirve a este corazón
si lo vence la tentación
y lo hago otra vez
porque, al fin, soy dueña de mi suerte.

La pinareña Yamira Díaz autora de la pieza “Contracorriente” es una de las voces más notables de la trova cubana, y lleva más de diez años con su peña mensual. Casi todos los espacios que he mencionado cuentan con trovadores que gozan de gran reconocimiento en su terruño. Santa Clara, fue marcada por el Trío Enserie desde los 90, con piezas que son himnos no solo en el centro del país, como “Ana” de Levis Aleaga.   

Luna encerrada en el agua
como verás
nos estamos reponiendo de una guerra
para empezar otra dura que acabará
cuando seamos los dueños de la tierra.

Ana dio a luz en invierno y convenció al mar
de que un hijo es una música muy suave
Si llegaremos lo sabe la tempestad
nada habrá para el pobre que no ande.

Yo conocí el amor en un funeral
había muerto el girasol de la montaña
aquel día llovió…
Y nos vimos desnudos en el cañaveral.

Luna encerrada en el agua
como verás
nos estamos reponiendo de una guerra
para empezar otra dura que acabará
cuando seamos los dueños de la tierra.

Ana dio a luz en invierno y convenció al mar
de que un hijo es una música muy suave
Si llegaremos lo sabe la tempestad
nada habrá para el pobre que no ande.

Ahora mismo se está realizando en Ciego de Ávila el evento Trovándote, evento anual que reúne a trovadores de todo el país, y que está celebrando su décimo aniversario. Al calor de este evento son reconocidas las voces avileñas de Héctor Luis de Posada, el trío Motivos Personales y Yoan Zamora.

La cita trovadoresca comenzó el martes 2 de junio y se extendió hasta el domingo 7; tuvo como invitado central a Luis Alberto Barbería, de Habana Abierta y que acaba de obtener el premio Cubadisco en la categoría fusión con el CD-DVD A Full,  de Barbería con el grupo Vocal Sexto Sentido.

Viví con intensidad de esos días de trova en Ciego. Además de disfrutar las presentaciones de los anfitriones  Yoan Zamora, Motivos Personales y Posada, pude encontrar la obra de los invitados Ariel Barreiro, Lázaro Rojas, Freddy Laffita, Audis Vargas y Nelson Valdés.

Muchos de estos encuentros que he mencionado, no solo se caracterizan por los conciertos y descargas de los trovadores, también cuentan con espacios teóricos y presentaciones de libros, videos, la realización de debates… En el Trovándote de este año sobresalió el panel ¿De dónde son las canciones?” que tuvo como invitados a Ariel Barreiros, Leonardo García y Alain Garrido. Tanto García como Garrido se presentaron también en conciertos, así como el joven trovador holguinero Manuel Leandro Sánchez, autor del libro Quiero una canción”. Antología de textos de jóvenes trovadores cubanos, que comentaré próximamente en este espacio jiribillero.

Ojalá que mañana me despierte una nueva ilusión
para que lluevan canciones en mi alma.
Ojalá que este huracán no te aparte de mí,
no te arranque de mí, no,
pues no podré sobrevivir sin tu alma,
sin tu alma.

Estos versos de Manuel Leandro, son una mínima puerta a un cosmos poético que está flotando en las canciones de esta Isla y que merecen vientos promocionales para que las velas henchidas hagan fluir la navegación espiritual de nuestro pueblo —no solo el cubano, digamos el humano. Manuel Leandro, nació en 1991, o sea tiene apenas 25 años, y ya no es de la más joven generación de juglares. Sé de otros músicos que vienen con mucha intensidad entre los 15 y 19 años, y una muestra fue el concierto de trova de cámara, con músicos estudiantes de la Escuela Nacional de Arte, que hicieron un estremecedor repaso por las canciones antológicas de la trova, con formatos diversos que rondaban lo sinfónico; todos los instrumentistas con edades inferiores a los 20 años; y si bien, se unieron para hacer versiones de otros, algunos de ellos, en sus presentaciones personales esgrimen sus propias canciones con asombrosas y diversas poéticas.   

Por razones de trabajo no pude asistir este año al Trovándote de Ciego de Ávila, no obstante celebro con este texto los diez años de esos encuentros en los que no se duerme entre descargas, que pueden empezar en la Casa de la Trova, y amanecer en el parque Martí. Y brindo con este duro e intenso texto de su trovador anfitrión Yoan Zamora; pieza que le da título a su CD-DVD que estuvo nominado este año al Cubadisco: Globalización.

 

Globalización

Autor: Yoan Zamora

¿Dónde está, dónde está el resplandor que aprendí?
¿Dónde está el catalejo que ve por encima de la estupidez?
¿Dónde está, dónde está la rapsodia del bien,
la pesquisa de la utilidad, el oxígeno para mi piel?
¿Dónde está, dónde está el orador que soñó
con la ausencia de la ingratitud, el odio, y la sed de matar?

¿Dónde está la remuneración de la fe
el gobierno de la lucidez, la mentira hecha añicos, la paz?
Ya está aquí el que dice ser puro, sin ser,
el mendigo de ideas, puñal de la Revolución y mi amar.

Si me ves caminando por esta ciudad,
desandando su respiración,
es porque aprendí:
la lección no es el fin,
el bandido y el usurpador
arribista, racista, traidor,
negociante legal de dolor.
Ya está aquí la estulticia y la banalidad,
demagogia de infame razón,
estallido de mi corazón.

¿Dónde están los señores de la honestidad
detractores de la oscuridad,
defensores de la ingravidez?
Si te vas, abandonas la humilde misión,
el orgasmo de un mundo mejor,
desafío por la libertad.

Comentarios

La de Guantánamo, Fidel, se llama Jornada de la Canción Política 4 de Agosto, y tiene, para ser el evento de canción trovadoresca más viejo de las nuevas generaciones cubanas, nada más que 39 años... cuando Lorenzo Cisneros, uno de los fundadores del movimiento de la Nueva Trova, a la cabeza y con otros creó en Guantánamo la Jornada, en 1977, ni siquiera podría imaginar que tantos años después nadie más y nadie menos que otro trovador empezara a quitarle la edad a un evento cuya longevidad es orgullo para la Asociación Hermanos Saíz, que lo convoca cada año... Este 2015, el de la edición 39, la Jornada se dedica a los 55 de la revista Casa y al grupo Frontera, uno de los fundadores de la Jornada en Guantánamo. Es un honor para la Asociación Hermanos Saíz (AHS) mostrar todas las artes desde hace 39 años en la Jornada de la Canción Política 4 de Agosto, del venidero primero hasta ese día, esta vez dedicada a los 55 años de la revista Casa de las Américas y al grupo Frontera, primero del movimiento profesional de trovadores en Guantánamo, con casi medio centenar de participantes de diferentes provincias cubanas. Así lo destacó Eldis Baratute Benavides, presidente aquí de la organización de noveles creadores del arte y la literatura, al presentar el programa del evento nacido de los trovadores y poetas guantanameros, en homenaje a los revolucionarios caídos el 4 de agosto de 1957 en la explosión accidental de una fábrica de bombas del Movimiento 26 de Julio, durante la lucha insurreccional. El concierto inaugural (sábado primero, nueve de la noche, casa de la trova Benito Odio, en esta ciudad), se dedicará a Frontera (panel a las tres de la tarde), con la intervención de los trovadores Mario Zamora y Josué Oliva, que lo integraron. Con ese colectivo ellos representaron a Cuba en un evento internacional en Berlín, y desde él proyectaron sus respectivas obras al presente. A la revista Casa se consagra la clausura (martes cuatro, nueve de la noche, teatro Guaso), con el cantautor Raúl Torres en concierto, quien ofrece otro el lunes tres, a las 10:30 de la noche, junto al monumento a los Mártires del 4 de Agosto, como culminación de la peregrinación y homenaje de trovadores y escritores, quienes harán expediciones a barrios periféricos e intercambiarán con jóvenes combatientes en unidades de la Brigada de la Frontera Orden Antonio Maceo, que custodian el perímetro ocupado por la ilegal base militar norteamericana. La revista Casa acompañó al Movimiento de la Nueva Trova desde sus inicios, subrayó Baratute, al recordar a su directora fundadora Haydée Santamaría Cuadrado. Del Encuentro de la Canción Protesta y un nuevo modo de cantar la historia tratará María Elena Vinueza, jefa del departamento de Música de Casa de las Américas, en su conferencia y proyección del documental Nuestra Haydée, de la realizadora Esther Barroso (lunes 3, tres de la tarde, Centro de Comunicación para la Cultura), mientras se inaugurará una exposición de cubiertas de la revista y se expenderán publicaciones de la institución. Además del acto político (martes cuatro, ocho de la mañana, Monumento a los Mártires) de recordación a los caídos: Fabio Rosell del Río, Gustavo Fraga Jacomino, Enrique Rodríguez Picazo, Abelardo Cuza Navarro y Jesús Martín Leyva, y el panel sobre los sucesos (lunes 3, tres de la tarde, Casa de la Historia), los trovadores y escritores noveles se suman a La Trova más Larga (domingo 2, desde las 11 de la noche, Casa de la Trova), conducida por el joven trovador guantanamero Jorge Barret, yoyo, quien recordó que el año anterior se extendió por cuatro horas. Ariel Barreiro, de Cienfuegos, es uno de los trovadores invitados, al igual que el escritor para niños y Premio Calendario de la AHS este año, Randoll Machado, de Camagüey, Sheyla Valladares, Premio Pinos Nuevos de Literatura, y Racso Morejón, estos últimos editor respectivos de las publicaciones La Jiribilla y El Caimán Barbudo, entre otros trovadores, poetas, periodistas, especialistas y noveles creadores en general, además de Isla de la Juventud, La Habana, Santa Clara, Ciego de Ávila (grupo Motivos Personales), Las Tunas (grupo Señales), Granma y Santiago de Cuba, anunciaron los organizadores en la conferencia de prensa.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato