Notas al fascismo corriente

Al que no quiere caldo

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En un parque, y a la vista de docenas de niños que asistían a un campamento de verano, un policía de Miami disparó y asesinó a quemarropa a un hombre. La víctima resultó ser un desamparado que, según la declaración de numerosos testigos, siempre frecuentaba el parque en las mañanas.

El agente alega que el hombre le amenazó con un pedazo de metal. Con un solo disparo de una pistola eléctrica, la situación podía haber sido controlada, pero en cambio el policía sacó su arma y disparó, no uno sino cinco balazos seguidos sobre el cuerpo de la víctima. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato