Domingo Alfonso cumple 80 años

Caridad Atencio • La Habana, Cuba

Lo conocí en el año 90 en una de las célebres Jornadas de la Poesía Cubana en Sancti Spíritus, cuando yo era aún miembro de un taller literario. De él sabía que era uno de los pocos escritores profesionales que vivían en Marianao y que su casa quedaba cerca de la de Alberto Guerra, miembro del taller. Lo cierto es que asistió a una lectura que ofrecimos en la Casa del Escritor de nuestro municipio y allí fuimos presentados. No pasó mucho tiempo sin que este poeta de raza nos invitara a su casa, pulcra y modesta en un arbolado recodo de la barriada. Poco a poco nos dimos cuenta que algunos compañeros de generación se sabían varios de sus poemas de memoria, que salvaban por encima de su imagen de escritor sus versos a un tiempo directos, sensuales y sugestivos. Que montañeses de la Sierra Maestra recitaban sus poemas y que seres muy humildes en sus lecturas públicas se le acercaban para contarle cómo un texto suyo les había hecho torcer del mal al buen camino y les había dado ganas de nuevamente vivir. Tal hecho nos dejaba sin palabras, y nos decíamos: eso vale más que los premios que no ha recibido, y a lo mejor no recibirá. La leyenda de tu lírica viajando de un cuerpo a otro, despertando el milagro del renacimiento. Con el tiempo y la publicación de nuestros primeros libros, ya veíamos a Domingo como un poeta más de nuestro grupo, que iba a nuestras lecturas y a nuestras presentaciones en los “camellos”, con el entusiasmo de los jóvenes de 30 años que fuimos. Era él quien nos daba ánimo por un hallazgo, por un paso invisible que dábamos en nuestra carrera literaria. Era para nosotros también un raro ejemplo para la época, que veneraba a un tiempo a Buesa y a Lezama, pues de los dos había recibido no solo enseñanzas sino también bendiciones.

Imagen: La Jiribilla

Nos percatamos que a pesar de ser un soldado de la poesía nunca había vivido de ella, pues siempre se ganó la vida como arquitecto. Fue por allá por 1999, durante una memorable visita al Golfo de Guacanayabo, que lo oímos referirse a sus poemas eróticos de un modo muy peculiar, pues en su lírica abundan textos de marcado tono erótico con elementos románticos y existenciales evidentes: “Ahora voy a leer los poemas que me han dado mala fama”. Contrastaba su manera de leer y comportarse y, como dice Enrique Saínz, la jerarquía inusual del sexo en su poética. Todo parece evocado desde un erotismo muy profundo, ya sea estrictamente sexual o expresado como una plenitud que el poeta había alcanzado en su diálogo con la realidad. [1]

Son claves de la poética del autor la sencillez, la autenticidad, el goce de lo sensual. 

Entre fervores, necesarias y frecuentes polémicas y la fe de la amistad ha transcurrido la relación de un grupo de escritores con este poeta de la Generación de los años 50, a quien hemos pedido opinión a la hora de tomar una decisión con respecto a sucesos personales y profesionales de nuestras vidas y se le ha escuchado como a un padre. Son claves de la poética del autor la sencillez, la autenticidad, el goce de lo sensual. Si la existencia para el poeta es efímera y a todo lo acompaña un atisbo de muerte, es el amor y la unión de los sexos lo que permite la eclosión que abarca el universo todo en su complejidad, armonía, rapto, flujo y concatenación. Es muy atinado el juicio de Saínz donde se afirma que para el poeta la realidad tiene un valor simbólico que podríamos llamar de primer orden, distinto del que tuvo en la poética de los origenistas. El poeta construye sus textos a la manera de un relato que pasa de lo factual a lo fantástico, de lo visible a lo imaginado, del aquí y ahora a la nada y la desintegración. [2]

Imagen: La Jiribilla

En su última lectura en una librería de la capital, durante el caluroso agosto, era curioso observar el revuelo de las dependientes y la atención cuando comenzó a leer sus poemas directos, sensuales, de impecable factura, y la admiración momentánea de los que, sin ser escritores ni eruditos de la poesía, habían llegado allí. Reflexionando sobre la sencillez de su poesía afirmaba hace más de 40 años Retamar que “mal camino puede ser la hipocresía y la desfachatez para llegar a la verdad. La sencillez no tiene nada que ver con la ignorancia, la inopia y la trapacería”, como muchos nos hacen ver hoy en nuestro campo, creo por eso que no solo debemos leer con alegría y provecho las palabras que escribe este poeta de verdad que es Domingo Alfonso, sino también agradecerle su lección, que es lección de hombría, su desatención a las epidemias o tics literarios, tribales, astrológicos o simplemente mordientes, y su lealtad a la poesía, a la vida”. [3] Esto lo hemos entrevisto y penetrado nosotros también, luego de muchos años y cambios probables e improbables dentro de nuestra compleja vida literaria. Por los momentos de gracia expresiva y efectividad poética, y la vibración humana de su persona le decimos, “Felicidades, gracias”.

 

Este texto no formó parte del Encuentro Nacional de Poesía, pero creíamos pertinente incluirlo ya que el poeta Domingo Alonso fue uno de los homenajeados en el evento. 
 
Notas:
1.   Véase Enrique Sainz. “Domingo Alfonso: la palabra y la memoria” en Domingo Alfonso. El libro principal y Un transeúnte cualquiera. Editorial Letras Cubanas, 2008, p. 7.
2.   Enrique Sainz. Ob. Cit, p. 10.
Roberto Fernández Retamar.”El hombre que es Domingo” en Domingo Alfonso. Historia de una persona. Cuadernos de Poesía, La Habana, 1968, p. 12.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato