Coloquio Internacional Ernest Hemingway

Quince años recordando al hombre

Mayté Madruga Hernández • La Habana, Cuba
Jueves, 18 de Junio y 2015 (6:25 pm)

¿Qué pueden tener en común Nietzche y Ernest Hemingway? Así de variadas y sui géneris son las ponencias que durante quince años se han presentado en el Coloquio Internacional Ernest Hemingway. La obra y vida del Premio Nobel de Literatura continúa siendo fuente de inspiración y búsqueda para especialistas de los más diversos orígenes.

A la cita inaugural asistió el Ministro de Cultura, Julián González. Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, Gladys Collado, quien también es presidente de honor del evento.

La actual edición 2015, del 18 al 21 de junio, se dedica al aniversario 90 de En nuestro tiempo y al 80 de Las verdes colinas de África.

En ese sentido, el ensayista Jorge Santos Caballero comenta en la ponencia El dulce encanto de las verdes colinas de África, que en las historias de este texto “está referida notoriamente una conjugación entre existencia, actitud ante la vida, así como los fundamente psicológicos de individuos de disímiles caracteres y las posturas asumidos por ellos.”

En Nuestro Tiempo, “el testimonio narrativo coloca a los lectores en posición de comprender la guerra a través de la perspectiva traumatizada de la víctima, en contraste con la perspectiva triunfante del vencedor”, apunta Krista Quesenberry en su ponencia Una paz aparte: testimonio narrativo de En nuestro tiempo de Hemingway.

La cita investigativa y cultural rinde también homenaje a René Villareal, hombre de confianza de Hemingway.

“Muchos niños de la barriada San Francisco de Paula se acercaban a Finca Vigía para con el permiso de su dueño —siempre que no tirarán piedras— coger mangos, uno de estos fue Villarreal, quien se convirtió en el mayordomo de la familia. Él era el único que podía acceder al cuarto cuando Hemingway escribía”, explicó Ada Rosa Alfonso, directora del Museo Finca Vigía.

Los participantes que se acercan a esta decimoquinta edición proceden de lugares como Pensilvania, Ohio, California, Texas y Japón.

Dentro del contexto del evento, el 21 de junio se  entregará la distinción Finca Vigía  a personas que se han dedicado a estudiar y preservar la obra de Hemingway.

El ultimo león, de Ricardo Koon y Hemingway, ese desconocido, de Enrique Cirules, constituyen dos miradas a la vida del escritor, que ponen a disposición del público sus autores y el comité organizador del evento. La presentación del primer libro estuvo acompañada por la ponencia Mil rostros en la vida de Papa Hemingway, ponencia del propio Koon. “Esta combinación de fotografías logra retroceder en el tiempo y revivir a intelectuales y artistas que lo visitaron. Aporta una fuente documental que reconoce, los rostros de las personas que formaron parte de su vida”, explica el autor.

Ernest Hemingway constituye —tanto el ser humano, como su obra— un universo lleno de investigaciones aún por venir. Según el profesor estadounidense Peter Hays, el dios de bronce de la literatura norteamericana “siempre exaltó el oficio y de esta forma exaltó también su oficio en la carrera de escritor”. Meritorio es entonces el Coloquio Internacional que lleva su nombre y que más allá de su obra indaga en quién fue verdaderamente el hombre.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato