Remedios para una iglesia

Jorge Sariol • La Habana, Cuba

Si en verdad es la iglesia más antigua de Cuba aquella de San Juan Bautista, edificación que engalana el centro histórico de la otrora villa de San Juan de los Remedios, no es trascendente. Lo verdaderamente valiosos es su singularidad que la distingue de otras fundadas en los albores de la conquista hispana en la Isla.

Y la peculiaridad va más allá del archiconocido retablo de la parroquial, sus ínfulas de oro, molduras, volutas e imágenes del santoral católico. Como ocurre con otros ámbitos de la naturaleza humana, tal vez lo que no se ve a simple vista, lo que no hiere a los ojos desde la opulencia, sea lo más significativo. Eso pasa cuando se detalla la vieja construcción religiosa de la ciudad de Remedios y se descubren atisbos del Pre Barroco Formativo, el Barroco, el  Neoclásico y el Ecléctico.

Como en todo acto fundacional de asentamientos coloniales, la iglesia tenía alta prioridad. Cuentan que implantada por Vasco de Porcayo de Figueroa, a finales de 1514 y mediados de 1515, la semilla primigenia de Remedios estuvo situada a la salida del estero del Tesico, en la costa norte de lo que hoy es la provincia de V