Trova y memoria en El Jardín de la Gorda

Amanda Velero • La Habana, Cuba

“Aquí el aliento de la trova siempre tiene que estar, porque es la manera de tener a Sara con nosotros”, dijo la artista plástica Diana Balboa para darle la bienvenida al dúo de Lien y Rey, invitados especiales junto al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau de la más reciente peña de El jardín de la gorda, realizada el pasado domingo 28 de junio con el fin de presentar el más nuevo número del cuaderno Memoria y así festejar el trabajo del centro en el rescate y promoción de la trova cubana.

Y es que, como diría también la propia Diana, “se trata de una institución a la cual todas las personas que nos dedicamos a la cultura, ya sea la música, la literatura, las artes plásticas… tenemos muchas cosas que agradecerle, porque han hecho un trabajo intenso e incesante a favor del arte; por eso hoy le estamos dedicando nuestro Jardín al Centro Pablo”. 

Imagen: La Jiribilla

Así, primero con Sarabanda, la joven agrupación que anima cada edición del Jardín versionando las canciones de Sara González y de muchos otros trovadores de dentro y fuera de la Isla, y luego con la participación especial del dúo matancero conformado por Lien y Rey, quienes acaban de regresar de una gira exitosa por Argentina, estuvo garantizada la buena música durante toda la tarde.

Pero un poco antes de que las canciones de y para Sara González recorrieran los rincones de este patio donde se sigue recordando cariñosamente a “la Gorda” entre amigos, se escucharon las palabras de Víctor Casaus, director del Centro Pablo, para presentar ese cuaderno Memoria que el público tuvo entre sus manos, un volumen que, a su juicio, constituye un ejemplo del trabajo formidable que los trovadores han hecho en el patio de la casa de Muralla durante más de 15 años, un espacio también de expresión y debate de la trova cubana que ha visto nacer por lo menos a dos generaciones de cantautores del país.

“Y algo de eso se refleja en este cuaderno que reúne los conciertos realizados desde el 2013 hasta la fecha ―agrega Víctor― y donde además aparecen una serie de trabajos periodísticos que dan fe de otro asunto importante relacionado con el Centro Pablo: por un lado, la oportunidad que le ha brindado a los trovadores de acá de realizar un intercambio cultural en escenarios de otros países: España, Suiza, Francia y, sobre todo, Argentina, a través del proyecto Nuestra voz para vos; y, por otro, que artistas de otros países como Chile, Santo Domingo, Francia, España, Argentina, vengan a compartir sus canciones con nosotros”.

Toda esa información en forma de reseñas y entrevistas a los artistas está recogida en este último volumen del cuaderno Memoria, que también reúne fotos de los cantautores que se presentaron en ese período en el Centro Pablo, así como las letras de sus canciones. Aparecen entonces en esas páginas, por la parte argentina, Liliana Herrero, Teresa Parodi, Raly Barrionuevo, Julia Zenko, Luis Gurevich, Fulanas Trío, Dafne Usorach, Coqui Ortiz, Laura Peralta e Ismael Torres, quienes prestigiaron en estos dos años recientes el patio de las yagrumas con su presencia.

Asimismo se le rinde un hermoso homenaje a tres personas queridas que nos dijeron adiós en este tiempo, cuyas vidas estuvieron también muy ligadas al Centro Pablo: Teresita Fernández, Sara González y Santiaguito Feliú.

Resumiendo, a través de las palabras de Víctor Casaus: “se trata de un cuaderno Memoria que es al mismo tiempo la memoria del proyecto A guitarra limpia del Centro, de ahí que lo hayamos querido presentar en este espacio que tanto queremos, donde brilla esa consigna tan hermosa, que compartimos: Siempre Sara. Por ello también hemos regalado a todos este domingo en el Jardín la segunda edición de la tarjeta postal realizada en el Centro Pablo para recordarla”.

Interpretando su Amor de millones comenzó a sonar la Sarabanda, para luego dar paso al dúo de Lien y Rey, quienes contaron enseguida sus impresiones y emociones vividas en la formidable gira que realizaron recientemente por Argentina, donde fueron invitados por Silvio Rodríguez y compartieron sus canciones en uno de los conciertos en el Luna Park de Buenos Aires, así como en otros espacios de esa nación sudamericana: “Sin dudas esta ha sido la gira más linda de nuestras vidas, así que gracias María y Víctor por todo lo que ayudaron en esto. Ese calor y ese abrazo que recibimos desde el primer hasta el último día, fue una sorpresa en cada concierto y en cada persona que conocimos. Realmente fue una gira de muchas alegrías”.

Y parte de ese repertorio que cantaron en Argentina nos regalaron los dos trovadores en El jardín de la gorda este último domingo.

Primero ese hermoso tema que es “Si me hubieras esperado”, donde se escuchan bien alto sus guitarras como para recordarnos que son, además de cantautores, excelentes instrumentistas. Luego vino “La bruma de estos días”, con la suavidad y el lirismo de eso versos que nos hablan de “la gente que nada espera, la náusea del dulce beso, la oscura naturaleza… ay de mí si no hubieras tocado a mi puerta veinte años atrás, ay de mí sin la Luna que nos brotó, ay de mí sin tu amor”.

Después, un capítulo aparte para esa misma Luna, su hija, merecedora también del siguiente tema: “Ojos amarillos”, y por último escuchamos “Zapateo provinciano” y “El llanto es agua”. Luego, para finalizar, otra vez la Sarabanda se hizo cargo del convite sonoro con excelentes versiones de conocidos temas de la canción cubana y latinoamericana como “Palabras” o “Sin ir más lejos” de Marta Valdés, “Barco quieto”, de María Elena Walsh y “Mírame”, de Pepe Ordás.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato