Recordarte como eres

Rolando Núñez • La Habana, Cuba

Una mujer, que además de su talento indiscutible como actriz, era deleite y valentía. Y digo valentía por muchas razones, porque Alina, después de ser una mujer madura, teniendo una carrera hecha en la Salud Pública (se graduó de técnico en Anatomía Patológica), decidió romper con todo eso, luchar contra cosas increíbles, contra incomprensiones…. a las que tuvo que imponerse para lograr su objetivo.

Era un ser humano alegre, dispuesto en cualquier momento a divertirse y compartir, intransigente con lo mal hecho, no se quedaba callada ante lo incorrecto, y hay que recordarla como la mujer que fue, en toda la extensión de la palabra.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato