Notas al fascismo corriente

Justicia lejana

La Jiribilla • La Habana, Cuba

El norteamericano Walter James Palmer disparó a Cecil que, herido, murió 40 horas después. Cuando se supo, Palmer ya estaba en EE.UU., donde se ha refugiado. Cecil era un león que posaba para safaris fotográficos. Palmer pagó 50 mil dólares para saltarse las leyes y poder disparar la flecha que inició la agonía del felino, aunque ha declarado que “lamenta la muerte del animal”.

Sin embargo, su cómplice Theo Bronkhorst ha sido presentado a los tribunales y espera juicio bajo fianza. Los hechos ocurrieron en Zimbabue, y se hará justicia por cacería ilegal. En EE.UU. las cacerías donde mueren hombres negros asesinados por policías blancos, son legales y nunca pasa nada después.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.