Sara González: un amor de millones

Analía Casado Medina • La Habana, Cuba

El jardín de la Gorda acogió este domingo a trovadores y trovadoras de todas las tendencias, de todas las generaciones —una premisa de nuestro A guitarra limpia que afortunadamente se multiplica en espacios hermanos— para recordar a Sara González y regalarle un cumpleaños de canciones.

La maestra Marta Valdés, también de cumpleaños, fue agasajada por todos los creadores que subieron a la escena para compartir sus tonadas comprometidas con sus tiempos, que nos invitaron a pensar una Cuba mejor, que nos asomaron a sus más queridos amores. El libro Palabras (Ediciones Unión) de la cantautora fue puesto a disposición del público como parte de la jornada.

Imagen: La Jiribilla

“Contra viento y marea nos van a matar aquí”, dijo Marta Campos, trovadora que abrió este concierto a muchas voces y una de las protagonistas de estos encuentros entrañables. Noel Nicola con aquello de “quise esconder mi alma pero se me ve” y Marta Valdés con un bolero cervecero, “Orden del día”, conformaron el repertorio de la trovadora para dar paso a Tato Ayress, chileno y cubano, “honrado de estar aquí”, quien reflexionó a través de sus temas sobre la impronta del Che Guevara en América Latina y sobre los “25 mil problemas que tenemos pero con los que vamos tirando”.

Juan Carlos Pérez, por su parte, manifestó que es un privilegio contar con Marta Valdés. A la espera de que todo sea más lindo que hoy el trovador interpretó “Mundo vago”, “El olvido y el amor” y “Habana”. Preocupada por si las versiones preparadas gustarían a sus autores, la joven vocalista Iyaima regaló una entrega de Alberto Tosca, “Mi fe”, y una de Gerardo Alfonso, “Eres nada”.

Benito de la Fuente, fundador del Movimiento de la Nueva Trova, y el cantautor santiaguero Alejandro Zamora formaron parte de este festejo a la vida, al igual que Erick Méndez, quien recordara cuando conoció a Sara en un cumpleaños celebrado en Casa de las Américas. “Salmo en el desierto” y “Mi guitarra sigue sonando”, títulos inspirados en la resistencia de los trovadores, en la importancia de abrazar las causas en las que se cree, fueron entonados por Méndez para dejar el escenario al dúo Jade con una composición de Marta Valdés, “llegó sin saludar, como quien tiene que llegar”, cantaron, y luego “Compás de espera”, “ya tú verás como el sol amanece, como amanece todas las mañanas”.

Imagen: La Jiribilla

Con “Breve leyenda del ruiseñor y el tomeguín”, hermosa canción dedicada a Sara González y Diana Balboa, Augusto Blanca, hermano de Sara, como dijera Marta Campos, preparó la escena para Tatica, quien repasó parte de su repertorio habitual con Carlos Ruiz de la Tejera, personalísimo homenaje al recién desaparecido artista.

Ivette Letusé, participante a través del Centro Pablo en el festival catalán de la canción de autor Barnasants, interpretó al piano “Mi alma” y “Si hay corazón”. En tanto, un jovencísimo compositor, Tobías Alfonso Menéndez, conmovió con temas como “Veo mariposas”. Gerardo Alfonso, por su parte, rememoró a Sara, la amiga increíble, y dedicó a Sara, Marta y Claudia Menéndez los temas “Amada”, “Canción para Claudia”, “Quisiera” y “Sábanas blancas”.

Imagen: La Jiribilla

Para cerrar la jornada Sarabanda tomó el jardín. “Un buen bolero” de Ireno García y “La mulata” de Alberto Tosca hicieron la magia en la voz de Iyaima.

Algunas conclusiones esenciales de la tarde: Ni El jardín de la Gorda ni el Centro Pablo dejarán de estar con nuestros trovadores, como dijera Diana Balboa; los jóvenes trovadores continuarán este espacio, como mencionara Miriam Balboa; alpecho produccions, porque no tenemos ni un quilo, mantendrá esta posibilidad de encuentro, subrayó Marta Campos.

Una imagen de Sara en alguno de los muchos árboles del jardín recordaba “Siempre Sara”, ya se destacó en 2003 en el patio de las yagrumas del Centro, cuando recibía la trovadora el Premio Pablo junto a Vicente Feliú, las razones de esta presencia insoslayable, queridísima: “por cantar a la Patria agradecida y al amor de millones, fundiendo, a través de la belleza y de la poesía, la épica de los grandes hechos históricos y el imprescindible latido de la vida cotidiana con sus misterios intensos y admirables”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato