La Casa del Caribe revisita a Santiago

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Santiago de Cuba no cabe en unas cuantas páginas, pero cuando los editores de la revista Del Caribe concibieron el número doble especial (62 y 63), dedicado íntegramente al medio milenio de la fundación de la ciudad, lo hicieron a conciencia de que toda contribución a preservar memorias y retomar el pasado con vocación de futuro deja huellas y siembra valores necesarios para afianzar un sentido de pertenencia que trasciende el ámbito local y se inscribe en la órbita de la nación.

Una lectura sucesiva de los textos reunidos en la revista, fundada por el inolvidable Joel James y publicada en la Casa del Caribe llama la atención por su confluyente diversidad temática: en el punto de partida, la reconocida historiadora, laureada con el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Olga Portuondo, discurre acerca del proceso de criollización de Santiago Apóstol y su inserción en el imaginario de los habitantes de la ciudad; y en la meta se rinde tributo a uno de los pintores más representativos de la segunda mitad del siglo XX santiaguero, José Julián Aguilera Vicente (1934 -2014).

Entre el alfa y el omega de la publicación —en realidad se corona con una crónica sentimental de Reinaldo Cedeño sobre la urbe— se le ofrece al lector un consistente rosario de aproximaciones al perfil cultural de Santiago.

No voy a detenerme a glosar cada una de las estaciones de un viaje que comprende Catequización e instrucción de los indios en Santiago de Cuba, de Sandra Estévez; Bosquejo histórico de la masonería en Santiago de Cuba, de Evelyn Cañizares y Julieta Aguilera; El mamarracho santiaguero, rivalidades entre comparseros, de Olga Portuondo; Épocas del periódico El Cubano Libre en Santiago, de Carlos Rafael Fleitas; Santiago de Cuba vista por soldados norteamericanos en 1898, de Julio Corbea; Los nuevos caminos de la Sanidad en Santiago, 1899 – 1909, de Raiza Olivera; Breve memoria política de Santiago de Cuba, 1898 – 1958, de Alcibíades Poveda; Los edificios públicos de Santiago de Cuba: emblema de la ciudad ecléctica, de María Teresa Fleitas; Sociedad Pro Arte de Oriente, de Lissette Coralia González; Santiago en tres tiempos, de Lino Verdecia y Páginas salvadas de la historia de Santiago de Cuba, de Matthew Pettway.

Me detendré brevemente, sin embargo, en dos materiales que resaltan, uno por su originalidad y otro por su contundencia, no sin antes destacar la ofrenda lírica dedicada a la ciudad, antologada por el editor de la revista, León Estrada.

El aporte del historiador villaclareño Félix Julio Alfonso confirma su vocación de estudiar a profundidad y desde un sesgo original, el impacto del béisbol como parte inalienable de nuestra cultura e identidad. En este caso aborda Beisbol, intervención y nacionalismo en Santiago de Cuba, 1901 -1902. Su investigación parte del descubrimiento de un manuscrito del cronista santiaguero Arturo Bori que reseña los avatares de la enconada lucha en el diamante de los equipos Cuba y Central, que anticipó la rivalidad posterior entre habanistas y almendaristas, en el contexto de la transición entre la intervención norteamericana y el nacimiento de la república mediatizada.

La otra contribución que me interesa resaltar es la del investigador cubano radicado en EE.UU., Emilio Cueto, quien ofrece la más completa relación —hasta ahora— de obras musicales dedicadas a Santiago a través de la historia, resultado de una búsqueda tenaz en archivos cubanos y extranjeros. Para que se tenga una idea del alcance del inventario, sépase que el registro incluye 114 piezas de 87 compositores cubanos y 27 de 26 autores foráneos, en un periodo que va de 1748 a 2012.

Para Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe, esta entrega “es lo menos que podemos hacer por la ciudad que habitamos y por lo que representa para la cultura nacional”. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato