Títeres en Charleville-Mezieres, volver, volver, volver…

Rubén Darío Salazar • Matanzas, Cuba

Fotos: Cortesía del autor

 

I

Charleville, otra vez…

Entre el 18 y el 27 de septiembre del presente año volverá la cita inolvidable del Festival Mundial de Marionetas de Charleville-Mezieres, Francia.  Hasta 2009 se celebraba con frecuencia trienal y a partir de 2011 en forma bienal. Fundado por un caballero del retablo nombrado Jacques Felix, junto al grupo de amigos Los pequeños comediantes de Chiffons, en los lejanos años 60, se ha convertido desde entonces hasta el presente en el evento titeril más importante y esperado del mundo. Doy fe de esto no solo de manera literaria, sino apoyándome en la experiencia vivida. Participé primeramente en las ediciones de 1991, 1994 y 1997, con el grupo Teatro Papalote, y en 2003, 2006 y 2009 con Teatro de Las Estaciones.

La ciudad natal de Arthur Rimbaud no es solo la villa de un festival irrepetible, sino el sitio donde viven amigos como Silvye Jupinet, el querido matrimonio Maillet, el gran Micka Vertenueil, entre otros franceses queridos y extrañados. Por estas fechas anunciadas estaré con mi grupo en gira por EE.UU. (Vermont, Nueva York, Miami,…), pero parte de mi corazón estará allí, en esa urbe ardenense, dividida por un río pero unida por los muñecos en los comienzos del otoño.

Su atractiva página web deja ver una tendencia del festival, cada vez más consolidada, hacia un teatro de experimentación y riesgo, contaminado y vital, aunque reconozco que prefiero las curadurías anteriores, las que insistían edición tras edición, en armar un panorama inclusivo de todas las estéticas del planeta, desde la más osada y rara hasta la más convencional. Fue mi asistencia por vez primera a esa fiesta universal de las figuras, marca indeleble para mi trabajo artístico.

Comparto, por parecerme interesantes y reveladoras, algunas de las novedades que anuncia la atractiva programación de este año.

La Compañía Andrea Miltnerova  de la República Checa anuncia La bailarina magnética.  Treinta y cinco minutos en que la mezcla de las artes, como se maneja cada vez más en el mundo actual, a caballo entre lo clásico y lo experimental, propone un performance físico dentro de un espacio tan minimalista como multidimensional.

El alemán Andy Gaukel  y su espectáculo Schweinehund, inspirado en La historia verdadera de Pierre Seel, un francés enviado a un campo de concentración para homosexuales, en 1941, revive entre figuras y objetos un calvario de tortura, humillación y violación por los guardias nazis. Espectáculo duro y valiente  basado en hechos reales.

Ariel Dorón, de Israel,  presentará Tierra santa, una puesta donde se utilizan soldaditos y metralletas plásticas, teatro de objetos que apela a la ironía y al ridículo, mediante un juego escénico sui generis.

La Compañía Karyatides, de Bélgica, traerá su versión para retablo de Los miserables. Dos actrices, dos figuras, una visión íntima y sintética de la novela de Víctor Hugo.

Guerra y paz, de Canadá, por el Theatre du Sous-Marin Jaune, junto a  el Theatre de Quartier, propone un cuestionamiento con títeres de diversas técnicas  sobre  textos literarios de Descartes, Montaigne, Voltaire, entre otros, incluida la Biblia.

De Chile, la Compañía de Muriel Miranda y Hugo Covarrubias presentarán Maleza, una pieza que utiliza títeres en vivo combinados con proyecciones de figuras animadas en la técnica de stop motion.

Será un paisaje variopinto para niños y adultos, más para estos últimos,  marcado lo mismo por el uso de objetos de la vida cotidiana en función dramática, que por elementos tecnológicos, ballet, cine y crítica social.

Imagen: La Jiribilla

II

Amigos y maestros conocidos en la tierra de Rimbaud

Me alegra sobremanera descubrir en la abultada programación de teatros y espacios alternativos, donde no faltarán por supuesto ni los espacios teóricos, ni las exposiciones temáticas, el regreso de maestros y amigos aplaudidos en anteriores  ediciones de este gran jolgorio de las marionetas.

El reconocido Jean-Pierre Lescot y su teatro de sombras, con KO Febout, un drama que mezcla boxeo, filosofía y absurdo.

El imbatible Neville Tranter y su Stuffed Puppet Theater. Este artista  australiano radicado en  Holanda es una de las más fuertes personalidades del mundo del títere, El Rey es la obra donde volverá a mostrar su animación cercana a lo perfecto, humor punzante  y una imagen plástica que roza con el arte expresionista.

Duda Paiva, interesante creador brasileño también afincado en Holanda, mostrará con Blind su inserción definitiva en la elite del teatro de figuras mundial, ahora con su producción más íntima, dedicada a los avatares del ser humano, desde un trabajo corporal y danzario con figuras que define una establecida poética personal.

Los simpáticos ingleses de Green Ginger,  con sus características marionetas de latex, interpretarán Outpost, sátira mordaz de la actualidad, tan amarga como divertida.

La reconocida mundialmente Ilka Schombein y su Teatro Meschugge, de Alemania. Con Sinon je te  mange…, mitad danza, mitad títeres, reafirma su especial concepto creativo, ahora mediante una divertida y macabra versión de cuentos clásicos para niños, donde el lobo es un personaje protagónico, pero mucho menos fiero que sus coprotagonistas ¿Espectáculo para niños, para adultos? Un montaje para seres sensibles de cualquier edad.

Japón y el Bunraku Otome, añosa tradición escénica siempre atractiva, exquisita, arte que se niega a morir de muerte natural y mantiene viva una técnica todavía inatrapable para muchos admiradores.

Imagen: La Jiribilla

III

En Charleville los que pasaron por Cuba

La compañía francesa Arketal, de Cannes, a quien admiré en 1991, dirigida por la sensible Sylvie Osman y la diseñadora Greta Bruggeman, quien estuvo de visita en Cuba el año pasado, se presentarán en el evento galo con L´homme qui plantait des arbres, sugerente alegoría titiritera sobre la literatura de Elzéard Bouffier.

Historia frágil de Papier Theatre, compañía del gran maestro francés Alain Lecucq, que impartiera en 2008, en Cuba, en el Taller Internacional de Títeres de Matanzas (Titim), un curso acerca de la antigua técnica del teatro de papel.

Los hermanos del Teatro Etcétera, compañía que desde 1988 nos ha visitado varias veces, estará con su conferencia-espectáculo El alma de pueblo, metáfora escénica ideal para denunciar la pérdida de antiguas tradiciones titiriteras del mundo. El montaje ha sido renovado para esta edición del evento.

Siesta Teatro, del colega Luis Boy, asistirá con  El traje nuevo del emperador, visto en La Habana durante la primera Bacanal de títeres para adultos. Un teatro de objetos, plástica, sátira política y abundante gracia ibérica.

La reaparición del  Teatro Taptoe, de Bélgica, ahora rebautizado como Taptoe´s erf, es una noticia alegrísima. De la mano de su fundador, el excelente diseñador Luk de Bruyker, tras cinco años de haberse desintegrado, vuelven a Charleville con una revisitación de su clásica obra Cielo, sobre el enigmático universo plástico de René  Magritte.  Pieza de Freek Neirynck (nos visitó en el principio de los 2000) y de Daniel Billiet, que colocó al grupo flamenco en la cresta de la ola en los 90.

También estará presente la prestigiosa Compañía Gioco Vita, de Italia, con El cielo de los osos, para niños, y La dama de Porto Pim, para  adultos. Sombras siempre renovadas, música, actuación en vivo y una plástica impecable, temas de amor, nacimiento y muerte de un enorme atractivo. Su director artístico Fabrizio Montecchi y la diseñadora  Nicoletta Garioni  nos visitaron durante el Titim de 2008 e impartieron un taller en Camagüey.

Tro-Heol, de Francia, que encantara a los cubanos en su visita de comienzo del siglo con la puesta en escena La mano, traen a Charleville Je nái pas peur, la historia de un niño  raro, no se sabe si muerto, vivo, monstruo o ser humano. Aguda reflexión de la infancia en la contemporaneidad.

Adriana Martelli, brasileña radicada en México, se presentará con su compañía Badulake y un montaje visto un par de veces en nuestro país, Gení, texto del cubano Enrique Rodríguez sobre la canción de Chico Buarque “Gení y el Zeppellin”. Historia de amor y sacrificio en teatro de papel.

Francia será el país con mayor y diversa presencia. Se extrañará a la infaltable Compañía de Phillipe Genty, líder de varias ediciones de la cita de Charleville-Mezieres. Casi todos los montajes anunciados afincan su estética en una búsqueda que apela a  la multidisciplinariedad, la contaminación y el experimento atrevido. Espectáculos de Brasil, España, Rusia, Eslovenia Suecia, Dinamarca, Irlanda, Bulgaria,  Tailandia, entre otros países,  se suman a las naciones ya mencionadas. El Instituto Internacional de la Marioneta se integrará a la atractiva muestra con obras que son resultado de la labor de sus estudiantes. Libros, encuentros de Unima (Unión Internacional de la Marioneta), funciones de gala, en las calles, una programación OFF, tan copiosa como la IN. Nueve días de diversión infinita, en un encuentro al que siempre querremos volver, volver, volver.

Imagen: La Jiribilla

 

Imagen: La Jiribilla

 

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato