Canciones eternas desde el CCK

Y Fito fue América

La idea nació en La Habana. En su Habana querida, aquella sobre la que afirmara ser “ese lugar al que –también- pertenece”. Y surgió en un concierto para el Festival de Cámara Leo Brower de la capital cubana, donde Fito Páez desgranó parte de la historia de la música popular americana.

Imagen: La Jiribilla

Así empezó “Páez en América”, un recorrido musical en homenaje a las grandes voces que conforman nuestra identidad continental única y sublime: Cátulo Castillo, Aníbal Troilo, Chico Buarque, Víctor Jara, Luis Alberto Spinetta, Antonio Carlos Jobim, Charly García, Hugo Fattorusso,  Pablo Milanés, Jorge Drexler, Carlos Gardel, Chabuca Granda, Gilberto Gil, Atahualpa Yupanqui, Litto Nebbia, Silvio Rodríguez, Agustín Lara, Caetano Veloso, Violeta Parra y su propia voz.

Esta vez, en la noche del miércoles 29 de julio, resonaron nuevamente los acordes inmortales. Fue en la magna Sala La Ballena Azul, del Centro Cultural Kircher (CCK), en Buenos Aires, Argentina. El pianista, compositor y cantautor rosarino, figura ya imprescindible de la historia de la música argentina y mundial, se presentó junto a la Kashmir Orchestra, dirigida por Patricio Villarejo, para brindar un concierto inolvidable que contó con la participación del pianista Hernán Jacinto y estuvo bajo la dirección general de Mariano Otero.

Imagen: La Jiribilla

Interpretó versiones de algunos de sus temas más emblemáticos y de canciones que forman parte del acervo cultural de Latinoamérica toda. El público, que acompañó la presentación desde La Ballena Azul, La Cúpula y el exterior del edificio del Centro -el concierto fue transmitido en pantallas gigantes y sonido de alta fidelidad-, coreó y ovacionó los textos aprendidos por varias generaciones, donde se juntaron las canciones de Charly García, “El Flaco” Spinetta, Litto Nebbia, Chico Buarque, Pablo Milanés y Víctor Jara; y se entremezclaron con el tango, el folklore y la música brasilera.

Con la huella iniciática de ese concierto soñado desde el 2014 en La Habana, Fito experimentó en el CCK la incorporación de timbres novedosos y arreglos sinfónicos a sus composiciones originales, imaginadas en otro lenguaje, y amplió la mirada a la Canción Latinoamericana, la misma  que de algún modo permanecerá, como mensaje de búsqueda y reencuentro con nuestros ancestros, también de resistencia.  Esa será, definitivamente, la Canción que debemos dejar a nuestros hijos.

Imagen: La Jiribilla

Y Fito fue América. Continente a la izquierda, al sur nuestro... Fito fue raíz y sangre, polvo y canción. Fue Atahualpa, Jara, Spinetta, Charly, Troilo, Mercedes, Chico, también Silvio, Pablo, Sindo. Fue muchos... todos. Y nuestros fantasmas más queridos recorrieron La Ballena, allí los vimos, juntando esquelas, dejando huellas; les vimos ciertos y eternos. También estuvo Santy, nuestro Santy Feliú, dándole y dándole alegrías al corazón, y aprendimos que en una noche, esta… puede encerrarse el universo.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Hermoso comentario, sugerentes fotos, gracias por volver a la carga con lo que tan bien saben hacer. Gracias a ustedes estuvimos en el CCK disfrutando de Fito, una vez más. Un abrazo desde la Isla.

Fito es de los grandes de America Latina

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato