Notas al fascismo corriente

El reino del revés

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En el Correccional Charlotte en Punta Gorda de Florida, las cosas no van bien. Allí acaba de aparecer sin vida otro recluso, y la investigación de lo sucedido eleva a siete el número de pesquisas criminales en torno a esa penitenciaria. Ya en 2008 fue despedido de allí uno de sus guardias y sentenciado a seis años de cárcel, pero no por cometer ningún abuso, sino por denunciar a uno de sus compañeros, quien le había sacado un ojo a uno de los reclusos.

La solución parece simple: si se invirtieran los roles, se pusiera a los presos a custodiar el recinto, y se metiera a los carceleros tras las rejas, las cosas no irían peor.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato