Ernesto Piña:

“Juan Padrón es nuestro Hayao Miyazaki”

Ailyn Martín Pastrana • La Habana, Cuba

Pocos cineastas han sabido interpretar el inconsciente cultural del cubano como lo ha hecho Juan Padrón. Nuestro pasado histórico, tan maltratado por abordajes solemnes y acartonados, ha llegado a muchos cinéfilos con la gracia que ostentan los animados de Elpidio Valdés. Creado en la década del 70, la saga del mambí ha trascendido la barrera de los años, y el embate constante de una industria que apuesta por superhéroes al estilo de Superman, Batman y Spider-Man, para nada cercanos a los comunes mortales.

Elpidio comete faltas, se enamora, hace berrinches y cautiva con esa picaresca que recuerda nuestras mejores costumbres campesinas. Incluso, el personaje ha contribuido a dignificar en pantalla a este segmento poblacional, utilizado en demasiadas ocasiones para el choteo o la burla, sobre todo en la televisión nacional.

Imagen: La Jiribilla

Luego de casi una década sin producir nuevos capítulos de la serie, los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) pretenden celebrar el aniversario 45 del estreno de una de sus sagas más populares.

Este 13 de agosto tendrá lugar el estreno mundial del capítulo Elpidio Valdés ordena misión especial, que constituye el regreso de Padrón, luego de varios años de silencio. Para obtener más detalles de esta buena nueva La Jiribilla contactó con Ernesto Piña, joven realizador que se ha desempeñado como director asistente en este nuevo episodio de Elpidio...

Juan Padrón es nuestro Hayao Miyazaki: verlo activo y riéndose cuando trabaja es un verdadero privilegio.

Juan Padrón es nuestro Hayao Miyazaki: verlo activo y riéndose cuando trabaja es un verdadero privilegio. No se trata solamente de aprender acerca de la animación, sino que te envuelve con sus anécdotas, sus experiencias; te va metiendo en su mundo. Él te mueve el pensamiento, te obliga a investigar porque constantemente te pregunta acerca de determinados filmes. Se mantiene viendo mucho cine, más aún cuando asiste como jurado a distintos festivales internacionales: está muy actualizado”.

Elpidio Valdés ordena misión especial tiene un metraje de nueve minutos aproximadamente. Según ha trascendido, este nuevo capítulo no estará protagonizado por el capitán, sino por El niño, nuevo personaje que se suma a la saga. A grandes rasgos, el cortometraje narra las peripecias de este fortachón torpe, que debe cumplir —a regañadientes— la misión encomendada por su jefe: cuidar a los enfermos junto a la anciana Ña Mercé.

“Juan organiza muy bien el trabajo de mesa, sobre todo el guion y el storyboard. Cuando me incorporé a la producción ya tenía avanzada esa parte, que él cuida mucho, de explicarle al equipo de realización. Extrañamos ver a Elpidio en acción, pero aun así creo que será un capítulo que gustará mucho”.

El staff de esta nueva entrega del mambí está integrado en su gran mayoría por jóvenes que, como Piña, crecieron bajo la influencia de los dibujos de Padrón. Para ellos, cuenta el entrevistado, era fundamental aportar ideas a este proyecto.

Queríamos mejorar el concepto de arte, que se parecieran a los capítulos de los años 80.

“Queríamos mejorar el concepto de arte, que se parecieran a los capítulos de los años 80. Le dimos todas las referencias a Lázaro Piñón, el fondista que trabajó con nosotros en este material. Su primera propuesta era muy cercana al cómic, que era la idea inicial de Padrón; pero luego el mismo director cambió el estilo, sobre todo la paleta de colores, y quedó un resultado muy bueno. Otro aspecto que negociamos fue el estilo de animación, que cambia totalmente del papel al mundo digital. El director de animación, Adanoe Lima, le hizo algunas propuestas y él quedó muy satisfecho”.

Lima (La luna en el jardín, 2012) es otro de los jóvenes realizadores de los Estudios de Animación que ha heredado el acervo cultural de Padrón. Su padre, Noel Lima, figura como director de animación de numerosos capítulos de Elpidio Valdés durante la década del 80. 

“Padrón es muy flexible en su relación con los jóvenes. Cualquiera de los miembros del equipo puede aportar una idea para mejorar el material, y él escucha”, apuntó Piña, quien ha asistido al director en varios materiales como Nikita Chama Boom (2009), a la vez que le ha consultado varios materiales suyos como Sin pelos en la lengua (2010) y su proyecto de largometraje Superjeva, en fase de escritura del guion.

Imagen: La Jiribilla

“Le consulto mis películas porque sé que van a resultar mucho mejor si tengo en cuenta sus criterios. En el caso de Sin pelos… él me recomendó dónde estaba el cierre del material. Creo que sería otro corto si no lo hubiera escuchado”.

Existe una gran expectativa, tanto en el equipo de trabajo como en el público, con respecto a este nuevo capítulo de Elpidio. Los últimos que vieron la luz —animados con software— no gozan de la popularidad de sus antecesores —realizados en papel—. Los capítulos de los años 90 coincidieron con la llegada de la tecnología digital a los Estudios, esas producciones constituyeron los primeros pasos en una nueva manera de hacer animados. Incluso, algunos capítulos no fueron dirigidos por el propio Padrón: realizadores como Tulio Raggi (serie El negrito cimarrón) y Juan Ruiz (serie Leyendas afrocubanas).

“Cada realizador pone su impronta, su estilo en lo que hace. Tal vez el público notó que no eran capítulos de Juan y por eso no gustaron tanto. Esperamos que esta suerte de capítulo piloto, luego de más de una década sin estar en pantalla, le guste al público. Sabemos que se consume mucho Elpidio en la televisión cubana, y aspiramos a que este guste como los de los años 80, porque sí lo está dirigiendo Juan Padrón”.

Hay una gran ventaja en la animación digital: se produce más rápido que con el antiguo método del papel. Además, el director asistente comentó que Padrón es muy cuidadoso con el diseño de los personajes, que en este capítulo son de su autoría.

“El papel es la escuela, es el inicio de todo animador”.

“Cuando trabajaba con papel a veces los animadores le cambiaban los personajes. Con la animación digital no es así, porque muchos elementos se pueden cortar y pegar sin hacerle cambios”. No obstante, Piña reconoció que “el papel es la escuela, es el inicio de todo animador”.

Otro elemento que reconocerán los amantes de la serie es el sonido, ya que el equipo de trabajo rescató las pistas originales del material, con lo cual se respira el aire que tenía la serie en los años 80. Igualmente, se mantiene el concepto de animación limitada que Padrón dispone para Elpidio. “Se nota que es una producción digital, pero mantiene su esencia de antaño”.

Además, La Jiribilla tuvo noticias acerca de otro proyecto en el que se encuentra envuelto Padrón, quien ha sacado del baúl de los recuerdos uno de sus primeros personajes: Zip Xerep.

Según consta en su filmografía oficial, el director se estrenó en 1974 con Una aventura de Elpidio Valdés. Poco después, en 1976, presentó el cortometraje Zip Xerep, “una ‘quemadera’ que hicieron varios realizadores para divertirse un rato. Pero fue un personaje rechazado en un momento”.

Para finales de año debe ser presentado el capítulo protagonizado por este vampiro, que prefiere los lácteos, y no el famoso vampisol de sus parientes de Vampiros en La Habana (1985) o la sangre de los clásicos.

“Es un superhéroe cubano. El cortometraje tiene un estilo de guion para adolescentes y adultos, por el tipo de humor que propone. Serán vampiros del futuro”.

Actualmente el corto —con 15 minutos de duración— se encuentra en posproducción de sonido.

“Tenemos que ver qué se le ocurre a Padrón luego de estos cortos: si se decide por los mambises o por los vampiros. Lo bueno que tiene es que está inyectado con creatividad y nosotros, los jóvenes de los Estudios, queremos secundarlo y sacar adelante sus ideas”. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato