Hacia los Grammy Latinos 2015

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

En los últimos meses, dos magníficas producciones discográficas cubanas han gozado del merecido favor popular: La Fantasía, de los Van Van, sello EGREM;  y La Vuelta al Mundo, de Alexander Abreu y Havana de Primera, producciones Colibrí. Quizá ese haya sido el motivo para que la participación de ambos fonogramas en el proceso de inscripción y valoración de los Grammy Latinos se convirtiera en noticia por estos días.

Imagen: La Jiribilla

Para evitar equívocos, sin embargo, debemos aclarar que el concepto que se ha manejado en aras de resaltar la presencia de tales discos en el certamen se presta a confusión. La llamada prenominación nada dice y explicaremos por qué.

El camino hacia los Grammy Latinos consta de tres momentos fundamentales: la inscripción, la nominación y la premiación propiamente dicha. El primero de estos es un acto de voluntad participativa que depende en primera instancia del artista y el sello discográfico que produjo la obra.Copias de las obras de Los Van Van y de Havana de Primera fueron remitidas a la Academia Latina, cuyo órgano de admisión, integrado por alrededor de un centenar de expertos,  determinó que cumplen con los requisitos para optar por la nominación.

En las bases del certamen se especifica de manera explícita lo siguiente: el propósito de esta revisión no es juzgar el valor artístico o técnico sino certificar que cada grabación inscrita es elegible y está ubicada en la categoría apropiada.

De manera que La Fantasía y La Vuelta al Mundo figuran en las listas que a partir del 31 de julio, de acuerdo al cronograma, circula entre los miembros de la Academia con derecho a votar. Lo cual debe concretarse a lo largo de este agosto. Es un eufemismo, por tanto, hablar de prenominación, un status que sencillamente no existe.

Imagen: La Jiribilla

En otras palabras, la aceptación en la planilla de votación no implica un criterio valorativo; la nominación, sí. En cada acápite deben clasificar hasta cinco fonogramas, salvo en las llamadas categorías generales (Grabación del Año, Álbum del Año, Canción del Año y Mejor Nuevo Artista), en que pueden llegar hasta diez. Por tanto ser nominado al Grammy Latino representa un mérito, con independencia de que en ciertas categorías —como ha pasado más de una vez— se privilegie el impacto comercial y mediático por encima de valores estéticos. Los álbumes nominados se darán a conocer el próximo 23 de septiembre.

Es a partir de las nominaciones que los miembros de la Academia seleccionan a los ganadores de los Grammys Latino, que se harán efectivos durante la décimo sexta gala anual de premiación, programada para el jueves 19 de noviembre en Las Vegas, EE.UU.

Un día antes, el 18 de noviembre, tendrá lugar otra ceremonia para exaltar a quien ya sido elegido como la Personalidad del Año 2015 por la Academia Latina de la Grabación, el brasileño Roberto Carlos. Este es una especie de Grammy Latino por la obra de toda una vida.

Desde luego, es nuestro más ferviente deseo que La Fantasía y La Vuelta al Mundo, así como otras producciones cubanas, obtengan una nominación y mucho mejor el premio en sus categorías. Las calidades de Los Van Van y Havana de Primera están fuera de toda discusión. Pero habrá que esperar primero al 23 de septiembre y después veremos qué pasa.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato