La fidelidad a la palabra y a sí mismo

Cira Romero • La Habana, Cuba

Suelo dormir con un libro.
Cerrado lo pongo en mi mano
—si permanece abierto no se duerme—,
Lo aprieto suave, sin hacerle daño:
el libro y yo nos quedamos
dormidos, olvidando.
                    “El libro querido”, de La huella en la arena, 1986.

 

Antón Arrufat ha sido fiel a sí mismo, vale decir a la palabra escrita, aunque también a la oral, a la suya, que mucho ha dado que hablar. La calidad de sus visiones literarias ni