Una ruta de verano por el arte del Barroco

Emilio Alejandro Sarandeses • La Habana, Cuba
Fotos del Autor

A lo largo de 15 años el proyecto Rutas y Andares para descubrir en familia, de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Oficina del Historiador de La Habana, ha promovido distintas áreas de conocimiento que se incluyen en diferentes iniciativas con la firme intención de atraer, primariamente, al público nacional durante los meses de verano en pos de fortalecer el diálogo con nuestro patrimonio a partir del redescubrimiento de nuestras instituciones. Las estadísticas, que ya han superado con creces las decenas de millares, dan fe de que buena parte de estos objetivos han sido alcanzados.

Aun cuando los meses de verano implican un desafío ambiental para nuestros coterráneos  —acrecentado en los últimos años por las elevadas temperaturas que desafían cualquier pronóstico de los especialistas— y que la competencia con ofertas de corte veraniego más tradicionales como las playas, campismos y piscinas es casi imposible, la Oficina del Historiador apuesta por seducir a aquellos que no ponen límites al constante deseo de saber más y de enfrentar la pluralidad de propuestas que, insertadas en varias ramas del saber, pretenden no detener la carrera por el conocimiento durante la estación estival.

Imagen: La Jiribilla

Como todo fenómeno que nace y se desarrolla, el programa Rutas y Andares ha alcanzado madurez y ha ido incorporando, siempre con el invaluable aporte del público, nuevas estrategias para favorecer los objetivos de nuestra misión. Cada año se vinculan más instituciones y surgen novedosas propuestas que hacen más atractiva la inserción en talleres, recorridos, conversatorios, etc. Es un proyecto vivo que no discrimina entre géneros, nivel cultural o inclusión etaria y ello es evidente en los números que arroja año tras año para analizar el impacto de cada edición; es una familia numerosa cuyo único reconocimiento esperado es el de la gratitud que se observa en cada visitante.

Dentro de las propuestas de Rutas y Andares es reciente la incorporación del modelo de las Rutas especiales, las cuales fomentan el conocimiento a profundidad dentro de áreas más específicas de una o varias instituciones. Esas propuestas han llegado para ampliar el abanico de esquemas en los cuales se extiende el programa y poco a poco se han granjeado un espacio de reconocimiento junto a proposiciones de mayor antigüedad como los andares y recorridos temáticos.

Primer acercamiento al arte Barroco

A mediados del año 2012, en el Salón Blanco del Museo de Arte Sacro Basílica Menor y Convento de San Francisco de Asís quedó inaugurada la exposición de carácter permanente El Genio de Leonardo da Vinci. Marcando récord en sus primeros seis meses con cifras que sobrepasaron los diez mil visitantes, la muestra poco a poco reclamó novedades que atrajeran a un nuevo sector de público con intereses más allá de la observación pasiva de las piezas emplazadas en el área de exposiciones.

Teniendo como presupuesto central la figura de Leonardo da Vinci (1452-1519), en el verano de 2013, el Departamento de Museología proponía la realización de una Ruta especial bajo la tipología de seis conferencias audiovisuales abarcadoras de la fecunda e incomprendida labor del hombre que marcó el inicio de una nueva época. Sus trabajos pictóricos y científicos en vasto diapasón fueron analizados bajo la mirada crítica del público que reconocía en ellos al maestro de los maestros del arte occidental y al individuo profundamente herido ante la constante apatía de sus contemporáneos. Una visión fue puesta a juicio durante estas seis conferencias: la trascendencia del genio florentino es indiscutible tanto como inalcanzable fue para sí mismo.

A cargo de los estudiantes de la Cátedra Leonardo da Vinci de la Facultad de Mecánica del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (CUJAE), estuvieron dos conferencias dedicadas a los estudios de Leonardo sobre los principios básicos de la física y la mecánica dominados por el hombre para la época. Con gran aceptación e interés por parte del público fueron recibidas estas charlas que demostraron en la teoría la viabilidad de las propuestas de da Vinci a partir del empleo de los materiales y las técnicas del Renacimiento.

Como cierre se analizaron críticamente las diferentes propuestas de corte audiovisual realizadas teniendo como centro la figura y la labor de Leonardo, fórmula bien recibida por el público que ayudó a desmitificar al hombre que ha generado con su obra, su caligrafía y su genio una impresionante y no del todo certera interpretación de su legado. Esta primera Ruta especial marcaría el crecimiento de las ediciones posteriores.

Imagen: La Jiribilla

La madurez

A partir de las observaciones del público realizadas en las encuestas y en consonancia con nuestros intereses, era momento oportuno de ubicar a Leonardo da Vinci en su época y entre sus contemporáneos. Fue así que nació la segunda propuesta de Ruta especial del Museo de Arte Sacro para el verano 2014: Los genios del Renacimiento italiano [1]. El proyecto, bajo semejante modelo y siguiendo la dinámica de la versión anterior, incorporaba al discurso la obra plástica de Leonardo da Vinci en correlación con la labor de sus contemporáneos Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564) y Rafael Sanzio (1483-1520) con conferencias dedicadas a la arquitectura, la escultura y la pintura en cada uno de ellos.

Se incorporaban nuevos especialistas a las conferencias que se impartían cada viernes y contando con el apoyo de no pocos amigos, poníamos a disposición del público materiales de rigor que promovían un mejor acercamiento al objeto de estudio. Orgullosamente para esta edición lográbamos superar con amplitud las estadísticas de la anterior y mejorar el ranking entre las diferentes propuestas del programa general por los estudios de público realizados.

Necesidad de avanzar

Ya “agotado” el tema central que habíamos trabajado durante 12 conferencias, se imponía darle un nuevo giro a nuestra propuesta y surge la idea de adentrarnos en el arte del Barroco y su novedosa visualidad y con ello la compleja empresa de abarcar la producción plástica de grandes maestros como Rubens, Velázquez, Rembrandt, Caravaggio y salir de los predios de la obra pictórica para alcanzar la arquitectura, la escultura, la música y la impronta barroca en el diseño de vestuario e interiores en la contemporaneidad.

Siendo uno de los movimientos de la historia del arte universal de mayor popularidad entre los cubanos, estábamos apostando al seguro y ello se ha traducido en las estadísticas alcanzadas, las cuales arrojaron cerca de 300 participantes en las semanas iniciales. Por vez primera el recorrido sale de Italia y encuentra plaza fuerte en Amberes, en Madrid, en Latinoamérica y en La Habana, en las pasarelas contemporáneas y en los diseños interiores de los más caros hoteles de lujo. Por vez primera el recorrido se hace de la mano de tantos especialistas y con el apoyo de varias instituciones de la propia Oficina del Historiador, incluyendo la participación del conjunto de música antigua Ars Longa como colofón en esta edición.  

Una difícil tarea

Como nuestra tipología demanda, la realización de las conferencias impone siempre un reto a fin de ofrecer una propuesta de calidad a nuestro público. La búsqueda de materiales audiovisuales marca un ritmo acelerado y continuo y un compromiso que debe cumplirse a toda costa para que el conversatorio se apoye como cierre en un producto audiovisual dinámico, efectivo y veraz. Como novedad de nuestra Ruta especial y parte del premio que se dio a nuestros seguidores en cada una de las ediciones anteriores, estuvo el acceso a la copia de más de 8 Gb. de información sobre el tema abordado en la totalidad de las conferencias. La presente edición, junto a otras iniciativas que acrecientan el interés del público, ya prepara el paquete final que podrá ser copiado al término del verano.

Cada año es difícil pensar la propuesta que acogeremos durante el verano y definir el grado de interés y la viabilidad del tema que sugerimos; sin embargo, durante tres ediciones se hace patente el éxito de nuestro proyecto institucional al reconocer los rostros de aquellos que nos siguen, quienes muestran interés y nos hacen depositarios de sus saberes porque Rutas y Andares es eso: un intercambio de conocimientos en el cual la última palabra no está en boca de nadie, la última palabra es la que se colegia entre todos.

 

El autor es Especialista Principal en Museología del Museo de Arte Sacro.
Nota: Durante la época que ha dado en reconocerse como Renacimiento, el territorio conocido actualmente como Italia, lo conformaban un conglomerado de estados, reinos, ducados y repúblicas con semejanzas culturales e idiomáticas, pero independientes e incluso rivales entre sí. No puede hablarse de Italia sino hasta mediados del siglo XIX, después de la unificación de los territorios de la península con el surgimiento de un marcado sentir nacionalista bajo el reinado de Víctor Manuel II (1820-1878).  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato