Jorge Perugorría:

“Fátima es alguien que ilumina”

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba

“Fátima es un personaje que yo admiro, porque tiene tres conflictos fundamentales en su vida: el primero querer ser mujer cuando no es mujer biológicamente; el segundo enamorarse de lo imposible, a sabiendas de que es lo imposible —porque no creo que este personaje haya sido ingenuo—; tenía amores con este hombre, pero sabía que no iba a poder reproducir el esquema heterosexual que la sociedad le exigía, sin embargo lo asumió así. Y el tercer conflicto es el de querer ser una gran artista. Porque yo admiro a todas las personas que desafían el prejuicio y las convenciones”. [1]

Imagen: La Jiribilla

Con estas palabras destacaba el escritor Miguel Barnet la fascinación que le producía el personaje principal de su cuento “Fátima o el Parque de la Fraternidad” (Premio Juan Rulfo, 2006), en una entrevista concedida durante el rodaje de la adaptación de su obra al séptimo arte.

Similar efecto produjo en Jorge Perugorría el optimismo y la perseverancia de la Reina de la Noche, junto a la nostalgia por el personaje de Fresa y Chocolate que lo consagró en la pantalla grande 20 años atrás:

“Cuando escuché en voz del propio Miguel Barnet el cuento «Fátima o el Parque de la Fraternidad» me maravilló y recordó a Diego sin ser lo mismo, 20 años después, sobre todo por la simpatía. Fátima es un personaje fascinante escrito maravillosamente por Miguel, y yo hago las películas por los personajes, porque enfrento primero el cine como actor, y este era digno de construir para una película.

“Lo que me encantó de Fátima es ese espíritu de lucha, de no dejarse vencer, a diferencia de Diego, que al final lo vencieron y se tuvo que ir del país. Fátima se queda, fajada con la vida, porque se cae, la vida la golpea y la maltrata, pero se levanta, y como bien dice ella, ‘Fátima no se rinde’”.

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo se desarrolló la relación y el trabajo con Miguel Barnet durante la producción del filme?

El primer día de rodaje reuní al equipo y traje a Miguel para que les hablara a todos y los sensibilizara en el hecho de que íbamos a abordar un tema complejo y difícil, por lo que debíamos hacerlo con seriedad para defenderlo como se merecía. Fue más de un año de trabajo y colaboración entre todos, siempre con el apoyo de Miguel, al lado nuestro durante todo el proceso.

A él también le encanta la película; sabe que hay diferencias entre la Fátima de la literatura y la del cine, como siempre pasa, pero esta también le fascina, porque la psicología está presente, el personaje tal y como él lo concibió. Miguel está muy feliz y eso me hace sentir orgulloso.

El tema de la homosexualidad ha sido ampliamente abordado dentro del cine en los últimos tiempos, tanto dentro como fuera de Cuba. ¿Qué elementos considera distinguen a Fátima… de otras películas que han tratado este tópico?

Fátima no es una película para ir al cine a deprimirse y escuchar de nuevo la tragedia de la intolerancia, la incomprensión y el machismo. Fátima está llena de optimismo, se aborda el tema de una manera más esperanzadora, no para denunciar que los homosexuales han sido víctimas de incomprensiones e intolerancias durante todos estos años, sino para demostrar cómo se puede luchar, porque esas cosas han cambiado mucho a nivel oficial, pero en la vida siguen existiendo.

Para mí era más importante transmitir ese ser humano que tiene la capacidad de no dejarse vencer y de enfrentar la vida. Fátima es un personaje que no quiero encasillar en el tema gay solamente, porque esa actitud debemos tenerla todos, no solo los homosexuales. Ella es alguien llena de problemas, entre ellos el de su sexualidad, pero no se deja caer y hecha para adelante.

¿Cómo fue el proceso de adaptar un cuento narrado en primera persona, con ausencia de diálogos, a un guion para un largometraje? ¿Qué elementos tuvieron en cuenta para la adición de nuevas escenas y personajes?

El guionista Fidel Antonio Orta trabajó en la adaptación del cuento con muy buen resultado. También uno como director se puede inspirar en una obra literaria o tener el punto de partida de un guion, pero siempre toda la historia pasa por su cabeza. Lo que más disfruté fue esa adaptación de la literatura, imaginar y encontrar soluciones que respondieran al espíritu de Miguel Barnet, respetando su obra.

Imagen: La Jiribilla

Uno de los elementos que más destaca en el filme son las actuaciones. En este sentido, ¿cómo fue el proceso de casting y luego el trabajo con los actores?

Fue un casting muy riguroso a más de 20 actores. Los castings fueron filmados, los actores se vestían y maquillaban, y luego actuaban. Incluso algunos que están fuera de Cuba mandaron videos desde España y Miami. Se presentaron porque todos conocían el personaje de Fátima y sabían que era fantástico.

Al final, acertadamente, decidimos por el casting de Carlos Enrique porque fue maravilloso y se lo ganó. Además, con él tenía la posibilidad de hacer todo el viaje en el tiempo que concebí en mi cabeza, desde que Manolito tiene 15 o 16 años, un niño prácticamente, y después toda la evolución hasta llegar a la Fátima de casi 40. Carlos lo asumió con mucha madurez, rigurosidad y fue excelente la composición del personaje; este ha sido el trabajo de su vida hasta el momento.

Tomás Cao está brillante, es un actor maravilloso, y el resto del elenco son todos muy conocidos, grandes actores cubanos. Fue un lujo para mí que los llamara para hacer una pequeña aparición en la película y se lo tomaran muy en serio: Mario Guerra, Patricio Wood, Néstor Jiménez, Broselianda Hernández y Mirta Ibarra.

¿Cuáles han sido las mayores satisfacciones que le ha dado el filme y cuáles las principales inconformidades?

La mayor satisfacción es que me encuentro a la gente que vio la película y le ha gustado mucho y la agradecen; también haber llevado al cine ese cuento maravilloso de Miguel Barnet, uno de los escritores más importantes de nuestra literatura, que él esté feliz y que hayamos podido disfrutar juntos el trabajo. Me siento muy satisfecho de incorporar a nuestro cine un personaje como Fátima, con esa espiritualidad y esa luz de vida que tenía en la literatura. Ella transmite esas ganas de vivir, es alguien que ilumina y está iluminada por esa fuerza para enfrentar los problemas, que siempre van a existir.

La insatisfacción que tengo es que haya salido una copia pirata, que no es el corte final de la película y que mucha gente ha visto. Por eso quiero invitar a todos a que vayan al cine a ver la película terminada y bien hecha, con el rigor, la edición, la corrección de color y el control de luces que lleva.

 

Nota: Palabras tomadas de una entrevista publicada en Cubadebate. En el enlace: http://www.cubadebate.cu/especiales/2013/11/01/miguel-barnet-fatima-o-el-parque-de-la-fraternidad-no-es-otra-pelicula-de-tema-gay/

Comentarios

No es un tema controbertido,es un controbertido en un tema,tratar de olbidar que,puefen ser un hijo o hija,tu hermana o hermano,tal vez tu mismo o tu misma,nada justifica,el uso de raseros,preconsebidos,o prejusgados,y no es delito,la descriminacion si es delito de lesa humanidad,si con ello significa,odio racial,odio homofobico,o descrimen contra algo o alguienes,pribandoles de los mismos derechos,que les fueron dados por el humanismo,humano,hay que quererles y respetarles,solo emulen con ustedes mismos,sean cada vez mas humanos,y mejores ciudadanos Cubanos.PATRIA O MUERTE VENCEREMOS

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato