Ahora es el momento

Mario Rodríguez Alemán • La Habana, Cuba

La canción “Now” (Ahora), censurada, prohibida y perseguida por las autoridades del sur de los EE.UU., se ha convertido en una lección de historia (“I went and took a look - In my old history book - It's there in black and white - For all to see”); en un himno (“Every one should love his brother - People all should love, each other”); en un canto de guerra (“The message of this song's not: subtle-No discussion, no rebutal-We want more than just a promise Say good- By to Uncle Thomas - Call me not real - Still I believe-Wi:-are created, free and equal”).

Esta canción en la voz de Lena Horne, es un viento de huracán que sopla tremebundo contra la política de discriminación racial practicada por autoridades e instituciones fascistas del sur norteamericano. Por condados y ciudades, Now! se agita como una pancarta, como un estandarte que exige “ahora” la lucha, “ahora” la verdad, “ahora” la victoria... porque “ahora es el momento”.

Imagen: La Jiribilla

Santiago Álvarez vio en cada frase de la canción “Now” un cúmulo de imágenes que la realidad documental permitía grabar en un film, tan corto como la canción misma (seis minutos), pero tan fuerte, tan guerrero y tan denunciador como lo exige el tema. 

Santiago Álvarez vio en cada frase de la canción “Now” un cúmulo de imágenes que la realidad documental permitía grabar en un film, tan corto como la canción misma (seis minutos), pero tan fuerte, tan guerrero y tan denunciador como lo exige el tema. El film es de una fuerza inusitada, que nos golpea y nos excita, que nos conmueve por el realismo de la denuncia.

Así como la canción, que da en cada frase una idea de combate, cada imagen del film hace trepidar la sala. Es irrefutable por su verismo.

La propia realidad de persecución, acoso y muerte al negro dada por la historia reciente de los EE.UU. (Little Rock, Alabama, California, Chicago), ha dado las imágenes necesarias a Now!, como también la razón de la letra a la canción original.

No se limita Now! a presentar la discriminación como un hecho único del fenómeno político yanki. Santiago Álvarez involucra en el film el hecho total de la carrera guerrerista de los EE.UU.: Vietnam, Santo Domingo... Cuba. Now! es el ahora, la historia yanki de cada día: tras la estatua de la Libertad, un estercolero; bajo los rascacielos, los slumns; contra la refriega de las cachiporras policíacas, de los bastones eléctricos, de los perros amaestrados, de las mangueras y los gases lacrimógenos, de las cárceles y las injusticias, las manifestaciones de negros y de blancos reclamando (now, now, now) sus derechos humanos y su igualdad civil.

Now! se revela como un film épico. Su tono es el del panfleto. Alegato e historia viva.

Santiago Álvarez ejecuta el film, en lo que a la forma se refiere, con un montaje contrapuntístico, valiéndose de la animación de vistas fijas, a las que ofrece una movilidad excepcional.

El film es rotundo, tan rotundo como Ciclón; necesario a la causa de los derechos humanos.

 

 

Nota: Texto publicado originalmente en la revista Cine Cubano, No. 31-32-33, 1965. También se incluye en el libro Santiago Álvarez cronista del tercer mundo de Edmundo Aray, editado por la Cinemateca Nacional de Venezuela, 1983.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato