Uno de los paradigmas de la fotoanimación cubana

Antonio Enrique González • La Habana, Cuba

La zona creativa audiovisual —o lenguaje— conocida como “fotoanimación” revierte toda condición accesoria de la fotografía fija como elemento estático, y por ende de fugacidad transicional y se concentra en la dramaturgia interna de cada obra. Deslindada de su condición de fotograma o de segmento mínimo del stop motion o material para la “animación de marionetas” [1], la fotografía deviene verdadera secuencia endógena, dado que la cámara puede realizar diferentes movimientos ópticos y físicos sobre la superficie de una sola imagen, para así obtener planos-detalle de esta, porcionándola, enfatizando detalles en detrimento del contexto general; o bien para estructurar secuencias, verdaderas historias a partir de la interconexión secuenciada de estos segmentos, siempre asumidos en su complejidad interna.

Imagen: La Jiribilla

Ahora, el “estatismo” que presupone una imagen fija como la fotografía no implica obligatoriamente un ritmo pausado, contemplativo, de vagabundeo suave de la cámara por la superficie de cada pieza o por la secuenciación sosegada de estas, como en el icónico cortometraje de ciencia ficción La Jetée (1962), del francés Chris Marker, u obras cubanas contemporáneas como Sobre Luis Gómez (Bernabé Hernández, 1962), con tomas originales a cargo de Livio Delgado.

Como verdadero precursor formal del videoclip, es pura síntesis trepidante, en pleno desborde de expresividad. Imagen fija para nada es sinónimo de sosiego narrativo.

El breve e intenso Now!, realizado tres años después por Santiago Álvarez (1919-1998) es la prueba fehaciente. Como verdadero precursor formal del videoclip, es pura síntesis trepidante, en pleno desborde de expresividad. Imagen fija para nada es sinónimo de sosiego narrativo.

La crudeza de las muy bien seleccionadas imágenes documentales y el montaje vertiginoso, fragmentado, se coaligan en un vórtice compacto de agitación y denuncia; urdido desde la exposición de testimonios puramente visuales del racismo estadounidense, con las consiguientes (violentas) luchas sociales por la reivindicación de los negros. La banda sonora: una canción protesta en voz de Lena Horne, cuyo crescendo militante marca el ritmo del montaje y la imbricación dramatúrgica en Now!. La cámara distingue segmentos de determinadas fotos, las fragmenta en varios planos que describen una acción: como la imagen que aparece sobre el minuto y cincuenta del pietaje, donde el policía golpea y mayorea a un negro durante la represión de una protesta callejera.

Un primer plano del rostro retorcido de la víctima aparece —mediante veloz fundido encadenado— en el mismo sitio ocupado segundos antes por el pedestal de la estatua del Lincoln Memorial, en Washington. Corte directo al rostro del agente esforzado en reducir al manifestante. Este primer plano pertenece a una segunda foto nunca mostrada en su totalidad y es sucedido por un movimiento de cabeza del propio policía. De nuevo, corte directo a la mano armada del agente sujetando a su detenido. Lo sucede el mismo plano del mismo rostro del negro en pleno forcejeo. Finalmente, la cámara hace zoom out desde la faz en primer plano a un plano general climático, que muestra definitivamente la acción antes segmentada.

Este plano-secuencia resulta una de las mejores fotoanimaciones del audiovisual cubano y un ejemplo excepcional para entenderla en toda su riqueza semiótica, desde la capacidad segura y plena de revisitar (y apropiarse) de un constructo previo con valores intrínsecos. Véase además la construcción narrativa compleja y a la vez sucinta, y la agilidad del ritmo con que se desarrollan las acciones, logradas con mínimos recursos de tiempo y cámara, hasta arribar a su impactante desenlace-revelación.

Now! propone durante la presentación de los créditos iniciales, como secuencia introductoria pero de gran significación, el destaque de varios elementos —las cabezas del grupo negro de Martin Luther King Jr., quienes dialogan en evidente tensión con el entonces presidente estadounidense Lyndon B. Johnson—, pero esta vez sin hacer movimientos de cámara de ninguna clase.

La segmentación jerárquica de la imagen es resuelta por Álvarez y su equipo de “trucaje” velando con una película semitransparente las secciones de la foto que en cada instante no tienen preeminencia.

La segmentación jerárquica de la imagen es resuelta por Álvarez y su equipo de “trucaje” velando con una película semitransparente las secciones de la foto que en cada instante no tienen preeminencia. Varía casi juguetonamente, con buen sentido de la ironía, según se va enfatizando cada rostro con un pequeño recuadro cual ventana.         

Con Now! y los posteriores documentales Hanoi Martes 13 (1967), LBJ (1968) y El tigre saltó y mató… pero… morirá…morirá…!!! (1973), Álvarez es sofisticado exponente cubano de la que podría subclasificarse como “fotoanimación de collage”, dado que está sustentada en la apropiación-manipulación-fragmentación-resemantización (mediante el montaje y la “fotografía”, en este caso la puramente fílmica) de imágenes no registradas ni concebidas originalmente por el realizador para sus puestas en escena, sino tomadas con objetivos previos muy diferentes, que en el caso del creador son muchas veces abiertamente revertidos o enfatizados vigorosamente, como las fotos de las protestas por la reivindicación racial.

Define además a tales obras el que la fotoanimación sea asumida y aplicada por partida doble y hasta triple: doble, porque además de erigirse cada foto en plano-secuencia autosuficiente, se engarza con otras piezas fotográficas en una narración más compleja; triple, porque esta tributa a un todo visual híbrido más complejo —omito de este análisis el sonido y todos su complejo sistema de significados—, donde la imagen en movimiento se mixtura orgánicamente con las “fotos fijas con dramaturgia interna”, como prefiero clasificarlas.

 

Nota: Este tipo de animación consiste en segmentar los diferentes miembros móviles y elementos del rostro de una figura humanoide o animal (fotografiada o dibujada) para poder animarlos a partir de su permutación o cambio de posiciones.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato