Notas al Fascismo Corriente

Acortando las distancias

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Mal que nos pese, una de esas noticias sobre personas tiroteadas y muertas que adora la prensa sensacionalista —siempre en busca de más y dando mucho que pensar sobre los medios de comunicación y más sobre la sociedad—, de pronto acorta la distancia entre esa prensa y la realidad que retrata. 
Resulta que esta vez los asesinados son ellos mismos periodistas, Alison Parker y Adam Ward, muertos mientras hacían su trabajo: entrevistar en vivo a alguien para la televisión. Y peor, el pistolero de turno, Bryce Williams, ha resultado ser también un periodista. Ya no tienen necesidad de salir a la calle a buscar la noticia sangrienta: la noticia terrible son ellos mismos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre o