Carretera Sonora

Paisaje con Río

Michel Hernández • La Habana, Cuba
Martes, 8 de Septiembre y 2015 (7:37 am)
Era el momento en que uno sabe todo y todo queda decidido para siempre. Eran los años 90 y había una generación que co­menzaba a tomar conciencia del peso de la vida, de la realidad que nos circundaba, del cambio radical que sufría el mundo tal y como lo conocíamos hasta ese instante. Era la época en que muchos de los hijos de los 80, adolescentes que cursábamos estudios en el pre o en algún otro centro de la enseñanza media, encontramos en el rock and roll una manera de anclar nuestra primera rebeldía y salirnos de nosotros mismos. Ahí entonces aparecieron como una especie de soporte emocional bandas cubanas que hoy permanecen olvidadas y, sin embargo, conservan el espíritu aventurero que ha desaparecido de varios de los exponentes actuales del rock, el pop o la trova.
 
No vamos a conjurar fantasmas del pasado en esta nueva entrega de Carretera Sonora. Vamos a regresar a una época en la que varios abandonamos el corazón y que entregó clásicos como Paisaje con Río, un ícono indiscutible del pop rock cubano, fundado en La Habana a fines de los 80. Paisaje con Río fue una banda de culto en la escena alternativa de los 90. La mayoría de sus canciones tenían como trasfondo la angustia y la soledad,  reflejadas con un alto vuelo poético, rigor de elaboración  y refinamiento conceptual.
 
A diferencia de otros grupos de la época que no dejaban títere con cabeza sobre el escenario, Paisaje... ponía en el aire canciones introspectivas, un tanto melancólicas que llevaron sobre sí los destellos de  vidas rotas y podían funcionar como banda sonora de las más encarnizadas  búsquedas espirituales, las mismas que por aquellos años muchos emprendíamos a partir de las experiencias en las noches de conciertos, en las llamadas “rocotecas” , como La Palma, o pernoctando en la Avenida de los Pre­si­dentes o en sitios con un elevado valor espiritual como el entrañable Patio de María.
 
Paisaje con Río, dirigida por Ernesto Romero, no fue una banda de enorme po­pularidad entre los seguidores del pop rock, pero sí contaba con el  favor de un sector de público que no era nada desdeñable. Todavía hoy uno escucha Las voces del libro hindú, Mr Hyde, País de cristal, La hija de papá o los clásicos Confesiones de un hockey o Centropen y se te meten en el cuerpo nostalgias de otra vida, de otra época que, si bien en la actualidad para algunos se nos presenta como un amasijo de ausencias, extravíos o enigmas por descifrar, llega al presente llena de historias por contar y con un elevado simbolismo.
 
Pasó el tiempo y muchas canciones sufrieron estragos, pero los temas de Paisaje con Río se mantienen intactos en su envoltura poética, en sus textos y en sus expresivos paisajes sonoros llenos de hermosas líneas melódicas y riffs guitarreros que remataban la fuerza vocal de sus cantantes. Aquí hay que colocar la mirada sobre el despliegue alcanzado por esta agrupación en su línea vocal, gracias, entre otros méritos, a la fuerza interpretativa de Yadira Ló­pez, una de las cantantes cubanas de rock más conocidas junto a Tanya, quien fuera vocalista de Monte de Espuma.
 
Paisaje con Río, que tuvo en su line up a músicos como Luis Pastor Pino, Otto Ca­ballero y Ernesto Cisneros vivió una de sus etapas de mayor solidez durante el tiempo que tuvieron a Yadira como vocalista. La cantante, toda una sensación del pop rock cubano en los 90, dominaba todas las reglas sobre el escenario y todavía muchos la recuerdan interpretando Cru­ce o aquellos versos de Confesiones de un hockey: Alguien sabe que conservo un pedazo/ de un amor que me dieron./ Alguien sabe que me siguen los pasos,/  que me acechan espejos.
 
La alineación capitalina, que incorporó teclados y sintetizadores a su sonoridad, integró parte de un paisaje creativo muy prolífico que, aunque muchas veces quedaba en las sombras relegado a un silencio de muerte, parió a un buen número de cantautores y grupos de pop y rock que provocaban un deseo casi vírico por escucharlos y consumir estos géneros hechos en Cuba, algo que se quedó anclado en el pasado  y todavía hoy se adolece, sobre to­do cuando algunos asocian el pop a colectivos de jóvenes que dejan a un lado todo atisbo de originalidad  y parecen más bien enfocados en tratar de ocupar la portada de alguna revista del corazón.
 
Dicho esto, hay que apuntar que en el panorama sonoro de hoy existen bandas de indudable valía como Tesis de Menta, AKD1 o Polaroid, que son deudoras del “sonido de los 90” y mantienen la elevada concepción poética que caracterizó el re­pertorio de varias alineaciones de aquella época. Esperemos que con estos grupos se haga justicia y no corran la misma suerte de las alineaciones cubanas cuyos discos han quedado como reliquia para coleccionistas.
 
Paisaje con Río se mantuvo casi 11 años en activo, pero logró publicar un solo disco, en el que aparecen además significativas canciones como Cruce, otro de los clásicos de la banda; La ventana, o Fiesta de fantasmas. Tras su disolución en 1998, los in­tegrantes del grupo iniciaron carreras en solitario o integraron otras agrupaciones.
 
Hace muy poco conversaba con una joven colega que siempre ha perseguido  las tendencias más inteligentes del pop, el rock y la trova, y el nombre de Paisaje con Río no le sonaba de nada, algo que sucede entre una buena parte de los más jóvenes que en el presente siguen estos géneros en la Isla. El hecho es que bandas como Pai­saje y otras como Havana, Superavit o Pe­rfume de Mujer han desaparecido del universo afectivo de las nuevas generaciones y su obra está ausente de los medios na­cionales, salvo programas  como Disco ciudad, bajo la conducción del infatigable Juan Camacho.
De todos modos, ahí quedan los temas de bandas del calibre de Paisaje con Río, los cuales dan testimonio de una época y de una generación que, anclada muchas veces en la poesía más visceral, entregaron una obra icónica, nada domesticada y con una mirada problemática hacia la realidad y los conflictos más agudos del espíritu humano, esos que nacen cuando uno lo sabe todo y todo queda decidido para siempre.
Fuente: Granma

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato