La Caridad: de teatro, cines e historias ocultas

Mairyn Arteaga Díaz • La Habana, Cuba
Miércoles, 9 de Septiembre y 2015 (9:33 am)

Con la importancia que confiere más de un siglo de historia y cultura, el teatro La Caridad, de Santa Clara, cumplió este 8 de septiembre 130 años.

El coloso, uno de los pocos eminentemente coloniales que quedan en la Isla, atesora detrás de sus muros décadas de tradición y cambio constante en sus funciones, pero siempre con el empeño de llevar a su público lo mejor del arte que crepita en la nación.

Cuenta Rolando Rodríguez Esperanza, su especialista principal, que a inicios de la República naciente, en 1902, la institución formó parte del circuito de salas de cine que comenzaron a surgir en la urbe, en un primer acercamiento de sus habitantes al fascinante mundo del celuloide.

Inicialmente las proyecciones fueron meras vistas fijas que más adelante llevaron letreros hasta evolucionar en lo que luego se llamó panorama; después vendrían las películas con movimiento, silentes hasta 1930.

Junto a La Caridad, otros lugares competían por el liderazgo del séptimo arte en la provincia, aparecían así Variedades, el Liceo, la Carpa Cuba, el Carrusel, entre otros.

Espacios que si bien contribuyeron al desarrollo cinematográfico del territorio, no destronaron al que, hasta hoy, constituye el recinto cultural más importante de Villa Clara.

Según Rodríguez Esperanza, con el auge del cine en los años 40 y 50, esta manifestación ganó hegemonía en La Caridad, hasta el punto de desplazar a los espectáculos musicales que se alternaban con las películas.

Clásicos como Lo que el viento se llevó o Casablanca, fueron disfrutados por los asistentes a la sala oscura, en una experiencia única e impactante.

El teatro La Caridad tuvo cine hasta 1967, fecha que marca la primera intervención, luego del triunfo revolucionario, y que le devolvió su papel preponderante como escenario de las mejores muestras danzarias, musicales y de artes escénicas en general.

Inaugurado el 8 de septiembre de 1885, por obra y gracia de la benefactora de la ciudad Doña Marta Abreu de Estévez, el recinto se concibió como mecanismo que, a través de sus recaudaciones, sirviera de socorro a los pobres de Santa Clara.

A 130 años de fundado, La Caridad revive sus esplendores de antaño y se reafirma como un coloso de cultura, historia e identidad que se propaga en el centro mismo de Cuba.

Fuente: AIN

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato