Jóvenes, mixturas y preguntas acerca de la profesión titiritera

Rubén Darío Salazar • La Habana, Cuba
Fotos: Cortesía del autor

Hace poco, con motivo del XXI aniversario de Teatro de Las Estaciones,  recibí en la sede del colectivo  a un exiguo grupo de muchachos interesados en la profesión de los retablos. Todos declararon sentirse atraídos por el encanto misterioso de los títeres. Me preguntaron sobre el camino qué podían seguir, cuáles libros consultar, adonde acudir para aprender, entre otras ansiedades para las que yo mismo no tengo todavía respuestas, sino preguntas como ellos. Lo primero que me vino a la boca fue decirles, porque así lo siento, que quienes quieran ser titiriteros deberán ser personas con una alta capacidad de fabulación e imaginería, que un titiritero no concibe ni se conforma con un mundo quieto, inamovible. Se necesita un don especial, mág