I.A.

Sácame del atari

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

Las llamadas tecnologías de punta brindan posibilidades nunca antes pensadas de grabar, escuchar y producir nuevos sonidos y músicas. Estas emergentes experiencias sonoras son el resultado de un acceso y disponibilidad tecnológicos no predecibles hace solo unos años, y de unas condiciones mediáticas gestadas en las tres pasadas décadas, cuyas consecuencias aún, en mi opinión, se desconocen (la sociedad de la información y la explosión informática han permitido el desarrollo de un nuevo esquema de consumo de mensajes, que convierte al habitante de una cibercomunidad en un ser democráticamente participativo y respetuoso de las subculturas emergentes). Así, en lo que se ha denominado era post-industrial (término en referencia a un periodo de tiempo no definido exactamente y ligado a determinados entornos urbanos) se inician nuevas relaciones con los sonidos y con ellas, la reconfiguración de los lenguajes que a tales sonidos se asocian.

En las aludidas nuevas circunstancias urbanas híbridas, es que el correlato tecnológico y social propicia el surgimiento de las que se conocen como músicas sin patria, las cuales poseen la capacidad de apelar a poblaciones similares generacional o contextualmente en sitios muy distantes del planeta.

En ese contexto es que se ubica la música popular electrónica o Electronica. En los estudios de música popular, la denominación Electronica, con mayúscula y sin acento, designa internacionalmente a todos los géneros y estilos de música popular electrónica.

En las aludidas nuevas circunstancias urbanas híbridas, es que se ubica la propuesta del proyecto denominado  I.A., dueto que hace un tiempo puso a disposición de los interesados en la música electrónica facturada en Cuba el disco nombrado Sácame del atari, fonograma que desde el punto de vista sonoro posee la capacidad de atraer a públicos que comparten la misma franja etaria o entornos de los más disimiles puntos del planeta.

Contentivo de 13 cortes, en el álbum apreciamos que el dueto de I.A. emplea una amplia gama de recursos, como por ejemplo, el cut and paste (corte y pega), el low fidelity, el ruido y lo atmosférico en cierto grado psicodélico, los loops ya programados o nuevos que se diseñan y el jitter, por sólo aludir a algunos.

Piezas como  “En la radio”, “Cientos y millones”, “Yo poseo” y “Life it self is pure disco”, por solo poner algunos ejemplos, compuestas en lo fundamental para las pistas de baile, ofrecen la posibilidad de nuevas narrativas en el sentido de las mezclas, collages y bricolajes, así como nuevas experiencias sonoras y que hacen de un fonograma como Sácame del atari, un excelente material para comprender por dónde se mueve cierta zona de la actual producción musical en Cuba llevada a cabo por las más jóvenes generaciones.

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato