Teatro y danza, un universo desde las tablas

O. F. Gener • La Habana, Cuba

Los seguidores de las artes escénicas gozan en la segunda edición del festival Habanarte de una cartelera que, al igual que la intención general del evento, propone algunas de las mejores producciones del género.
Así lo demostraron este fin de semana las presentaciones de las compañías de teatro La Colmenita, El Público, Pálpito, Rita Montaner, el Guiñol Nacional, entre otras; así como los espectáculos del Ballet Español de Cuba, la compañía Raíces Profundas y el Ballet de Camagüey.
Para Regina María Balaguer, directora de esta última institución, es un gusto participar en el festival de las artes, considerando sobre todo que la compañía danzaria que dirige es la única que radica fuera La Habana.
Su  presentación en el Teatro Mella rompió con el tradicional programa clásico y se impuso con uno de corte neoclásico contemporáneo que incluyó las piezas Nisi Dominus, Peregrinos, Avalancha y Desde el Centro, última actuación donde los bailarines sorprendieron al público saliendo al escenario usando tenis, el lugar de las acostumbradas zapatillas.
Otro espacio relevante fue el espectáculo Los mejores momentos de La Colmenita, donde la compañía de Carlos Alberto Cremata mezcló fragmentos de sus obras más reconocidas como La cucarachita Martina, Blanca Nieves y los siete enanitos o la saga de Elpidio Valdés, con un avance de su próxima producción: Ricitos de Oro, los tres ositos y la década prodigiosa.
Según Cremata, aunque el estreno oficial de esta pieza será en noviembre próximo, no querían faltar a la costumbre de ofrecer un adelanto de su trabajo más reciente.
“Es una suerte que nos incluyan en Habanarte, agregó, de modo que quisimos compartir algunas de las escenas más populares y queridas de todas las épocas de La Colmenita, como una especie de popurrí teatral”.
No debe dejar de mencionarse entre las actividades de este fin de semana el estreno de Macbeth, por Teatro D´Dos, y la presentación de Nuestra Señora de las Nubes, por esa misma compañía.
Sobre la última pieza comentó su director, Julio César Ramírez, que se trata de una “extraordinaria obra dentro del realismo mágico, con un lenguaje claro, directo, y cargado de humor.
“Reflexiona sobre la memoria y el olvido, agregó, sobre los motivos que conducen al exilio pero también al comportamiento costumbrista de arquetípicos personajes, posibles habitantes de cualquier parte del planeta”.
Para los días que restan hasta el 13 de septiembre, cuando concluye el festival, las actividades de las artes escénicas continuarán en cartelera, mostrando siempre lo mejor de la cultura cubana.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato